+(506) 8747-7227 | +(506) 8747-PACR info@animalista.cr

Si te gustan los perros, quizá se deba a tus genes.

logo

Si te gustan los perros, quizá se deba a tus genes.

Descargar

Nicholas Bakalar
[1]
23 de mayo de 2019

 

Unos investigadores suecos usaron una base de datos de 35.035 gemelos idénticos y fraternos nacidos entre 1926 y 1996. Con registros del gobierno y de clubes caninos reunieron información acerca de si tenían perros. Los gemelos idénticos, que comparten el cien por ciento de sus genes, son genéticamente más parecidos que los gemelos fraternos, quienes comparten solo el 50 por ciento. Los gemelos comparten el mismo entorno, así que, si un rasgo es genético, los gemelos idénticos se parecerán más respecto de ese rasgo que los gemelos fraternos. El estudio, publicado en Scientific Reports [2], halló que si una gemela idéntica tenía un perro, había una probabilidad del 40 por ciento de que su gemela también tuviera uno, en comparación con la probabilidad del 25 por ciento de las gemelas fraternas. Cuando un gemelo idéntico tenía un perro, había una probabilidad del 29 por ciento de que su gemelo también tuviera uno, en comparación con tan solo el 18 por ciento para los gemelos fraternos. En otras palabras, el hecho de tener un perro responde en gran medida a un componente genético. Los científicos calculan que la genética es responsable por el 57 por ciento de las mujeres que tienen perros y por el 51 por ciento de los hombres. 

“ A algunas personas les gustan los perros, y a otras no ”, dijo el autor principal,
Tove Fall, profesor de Epidemiología Molecular en la Universidad de Uppsala.
“ Y nuestros hallazgos sugieren que los factores heredados quizá expliquen la
diferencia ”.

 

i

Notas

[1]  Nicholas Bakalar es un periodista especializado en: Medicina, Salud / Bienestar, Animales, Ciencia. Tiene su sede en Nueva York. Trabajó durante casi 20 años como editor de Doubleday, HarperCollins y otras casas. Es autor o coautor de doce libros sobre temas que van desde la salud y la medicina hasta el deporte, el humor y la literatura. Escribe regularmente sobre una variedad de temas científicos para The New York Times y ha publicado artículos en National Geographic News, Discover. 

[2] NOTA DEL EDITOR: El artículo en inglés se encuentra en:
https://www.nature.com/articles/s41598-019-44083-9

 

 

Perros en las culturas antiguas – Dogs in ancient cultures

As a dog lover, this quote must
bring a smile to your face and a
little sunshine to your day. This
sentiment of dogs being our
constant companions dates back
to the time when our ancestors
were hunters and gatherers. In
fact, the dog is the first animal to
be domesticated by man!
Alimentando colibríes
con la mano: usted
puede hacerlo, pero ...
¿se debería? [1], [2]
En Internet abundan los vídeos
de gente que usa distintos
artilugios para alimentar con la
mano a los colibríes. Esto es lo
que necesita saber para hacerlo.
The paw-prints of dogs can be
seen throughout history and
through every single continent.
They have witnessed our
transformation from hunting tribes
to civilizations.

They have played the roles of
guardians, hunting assistants,
shepherds and companions. They
have loved us and served us
loyally.

Let’s take a look at some of the
world’s ancient cultures and their
association with dogs.

Las huellas de perros se pueden
rastrear a lo largo de la historia y
en todos los continentes. Han sido
testigos de nuestra transformación
dede tribus de cazadores hasta
las civilizaciones actuales.
Se han desempeñado como
guardianes, ayudantes de caza,
pastores y compañeros. Nos han
amado y nos han servido con
lealtad.
Demos un vistazo a algunas de
las culturas antiguas del mundo y
su asociación con los perros.
Our country has a rich culture and
an even richer mythological
legacy. Dogs can be found even in
our mythological tales.

Lord Indra had a dog named
Sarama, who was sent to Patala
Loka (the underworld) to retrieve
his cows. This Sarama is called
the “devashuni” in the Rig Veda.
As per this reference, she is the
mother of all dogs. Her children
were called Sarameyas and also
served the Gods. Shyama and
Shabala, her two sons, guard the
road that leads to the afterlife, and
are loyal to Lord Yama.

Lord Shiva, in his avatar as
Bhairava, has only one companion
and that is a dog. Lord Khandoba
another avatar of Lord Shiva is
always accompanied by a bull and
a dog. The holy trinity of
Brahma-Vishnu-Mahesh
represented in the avatar of Lord
Gurudev Dutt is shown with four
dogs which symbolize the four
Vedas. Even the epics of
Ramayana and Mahabharata have
dogs as significant characters in
them.

Nuestro país tiene una cultura rica
y un legado mitológico aún más
rico. Los perros se pueden
encontrar incluso en nuestros
cuentos mitológicos.

Lord Indra tenía un perro llamado
Sarama, que fue enviado a Patala
Loka (el inframundo) para
recuperar sus vacas. Sarama se
llama el “devashuni” en el Rig
Veda. Según esta referencia, ella
es la madre de todos los perros.
Sus hijos se llamaban Sarameyas
y también servían a los dioses.
Shyama y Shabala, sus dos hijos,
custodian el camino que conduce
a la otra vida y son leales al Señor
Yama.

Lord Shiva, en su avatar como
Bhairava, tiene un solo compañero
y ese es un perro. Lord Khandoba,
otro avatar de Lord Shiva, siempre
está acompañado por un toro y un
perro. La santa trinidad de
Brahma-Vishnu-Mahesh
representada en el avatar del
Señor Gurudev Dutt se muestra
con cuatro perros que simbolizan
los cuatro Vedas. Incluso las
epopeyas de Ramayana y
Mahabharata tienen perros como
personajes significativos en ellos.

If we look at ancient India from a
purely historical perspective, then
we can uncover another aspect of
the dog-human relationship. The
prehistoric Bhimbetka caves
(Madhya Pradesh) famous for their
rock paintings feature 41 dog
drawings in 8 colours.

Similarly, dog remains have been
found at the Harappa and
Mohenjodaro excavation sites.
This goes on to indicate the
ancient Indians shared a close-knit
relationship with dogs.

The Caravan hound, Rajapalyam
hound, Rampur greyhound,
Banjara hound, Santal hound,
Bully kutta and the Himalayan
sheepdog are some of India’s
native dogs.

Si miramos a la antigua India
desde una perspectiva puramente
histórica, entonces podemos
descubrir otro aspecto de la
relación perro-humano. Las
cuevas prehistóricas de
Bhimbetka (Madhya Pradesh),
famosas por sus pinturas
rupestres, presentan 41 dibujos de
perros en 8 colores.

Del mismo modo, se han
encontrado restos de perros en
los sitios de excavación de
Harappa y Mohenjodaro. Esto
muestra que los antiguos indios
compartían una relación muy
unida con los perros.

El perro de la caravana, el perro
de Rajapalyam, el galgo de
Rampur, el perro de Banjara, el
perro de Santal, el Bully kutta y el
perro pastor del Himalaya son
algunos de los perros originarios
de la India.

Ancient Rome was a time of
gladiators and self-indulgent kings,
who were bleeding the coffers of
the Roman Empire with their
whims and fancies. In Ancient
Rome, dogs were bred for hunting
and guarding purposes.

If these dogs become companions
to their masters, then that was just
a by-product and not the main aim
of Roman society.

Historians have uncovered mosaic
panels in Pompeii, with a chained
dog, who seems to be barking at a
passerby. The text on the panel
reads “Cave Canem” (Beware of
the dog). Many such panels were
found, thus establishing that dogs
were commonplace in Roman
households.

Historians have also found
tombstones of dogs in ancient
Rome, with loving epitaphs and
descriptions.

La antigua Roma fue una época
de gladiadores y reyes
auto-indulgentes, que estaban
desangrando los cofres del
Imperio Romano con sus
caprichos y fantasías. En la
antigua Roma, los perros fueron
criados con fines de caza y
custodia.

Cuando estos perros se
convertían en compañeros de sus
amos, era apenas un subproducto
y no el objetivo principal de los
perros en la sociedad romana.

Los historiadores han descubierto
mosaicos en Pompeya, con un
perro encadenado, que parece
estar ladrando a un transeúnte. El
texto en el panel dice “Cueva
Canem” (Cuidado con el perro).
Se encontraron muchos de estos
mosaicos, demostrando que los
perros eran comunes en los
hogares romanos.

Los historiadores también han
encontrado lápidas de perros en la
antigua Roma, con epitafios y
descripciones amorosas.

The Molossian hounds were battle
trained and fought in wars for the
Roman kings. Their fierce loyalty
and sharp instincts were
considered as an advantage for
the soldiers. The Irish wolfhounds
are also said to be descended
from Roman dog ancestry.

Los perros de Molossia fueron
entrenados para la batalla y
lucharon en guerras por los reyes
romanos. Su feroz lealtad y sus
agudos instintos fueron
considerados como una ventaja
para los soldados. Los perros lobo
irlandeses también se dice que
descienden de los perros
romanos.

When we speak of Egypt, our
mind immediately drifts towards a
plethora of Gods, “Mummies” and
the Pharaohs. Where does our
beloved dog fit into all this? Well,
the answer is quite simple –
everywhere.

Dogs in ancient Egypt performed a
range of vocations for their human
companions. They were kept for
hunting, guarding, police work and
pets. They can be seen in
Egyptian mythology as well as
history.

Egyptian mythology names Lord
Anubis, as the God who guides
the souls of the dead to judgment
in the afterlife. Lord Anubis, is a
dog-jackal God whose image
matches with the Basenji dog
breed.

In the town of Hardai, the
Egyptians had built a temple for
Lord Anubis. This temple was a
centre, where dogs roamed freely,
were fed and even sacrificed to
please Lord Anubis.

Cuando hablamos de Egipto,
nuestra mente se desvía de
inmediato hacia una gran cantidad
de dioses, “momias” y los
faraones. ¿Dónde encaja nuestro
amado perro en todo esto? Bueno,
la respuesta es bastante simple,
en todas partes.

Los perros en el antiguo Egipto
realizaron una variedad de tareas
para sus compañeros humanos.
Fueron utilizados para la caza, la
vigilancia, el trabajo policial y
como mascotas. Se pueden ver
tanto en la mitología egipcia como
en la historia.

La mitología egipcia nombra a
Lord Anubis, como el Dios que
guía a las almas de los muertos
para juzgar la vida después de la
muerte. Lord Anubis, es un Dios
perro-chacal cuya imagen coincide
con la raza de perro Basenji.

En la ciudad de Hardai, los
egipcios habían construido un
templo para el Señor Anubis. Este
templo era un centro, donde los
perros vagaban libremente, se
alimentaban e incluso se
sacrificaban para complacer al
Señor Anubis.

Porque leíste ésta nota, te recomendamos:
https://www.animalista.cr/el-filosofo-ante-el-animal/

[1] TOMADO DE: https://prazuchi.com/dogs-in-ancient-cultures/

[2] Apoorva Kulkarni: Masters in Journalism and Mass Communication, Apoorva is curious and creative by nature and a constant learner. She is a passionate writer, who is responsible for the interviews and multimedia content of HRT. She is an avid reader, a movie buff, and a dog lover. On the weekends, you will find her curled up at home, with her dog, a book and a steaming hot cup of coffee. 
For all editorial queries on the HRTalk Interview series, please email <apoorva.kulkarni@hrtechnologist.com>

Historia de Balto, el perro lobo que se convirtió en héroe

logo

Historia de Balto, el perro lobo que se convirtió en héroe

Descargar

Por Mercè Garcia
13 abril 2017
[1], [2]

La historia de Balto es uno de los sucesos reales más cautivadores de Estados Unidos y prueba cómo los perros son capaces de llevar a cabo increíbles hazañas. Fue tal la repercusión mediática de la aventura que protagonizó Balto, que en 1995 se estrenó una película que narraba su historia, llamada “Balto: la leyenda del perro esquimal”. 

A continuación, en ExpertoAnimal os explicaremos cuál es la verdadera historia de Balto, el perro lobo que se convirtió en un héroe. ¡No puedes perderte la historia completa!

El perro esquimal de Nome

Balto era un mestizo de husky siberiano que nació en Nome, un pequeño pueblo de Alaska en 1923. Esta raza, aunque era originaria de Rusia, fue llevada a territorio estadounidense en 1905 para trabajar principalmente en el mushing (perros que tiran de los trineos), ya que eran más resistentes y ligeros que los malamute de Alaska, los perros originarios de la zona.

En esa época era muy popular la carrera All-Alaska Sweepstakes, que se llevaba a cabo desde Nome hasta Candle y que comprendía 657 kilómetros,
sin incluir la vuelta. Por aquél entonces, el futuro propietario de Balto, Leonhard Seppala era un experimentado adiestrador de mushing y participaba en diversas competiciones y carreras. En 1925, cuando las temperaturas rondaban los -30, el pueblo de Nome se vio afectado por la difteria, una enfermedad bacteriana grave y que puede llegar a ser mortal que suele darse principalmente en niños pequeños. En el pueblo no se disponía de la vacuna antidiftérica, por lo que se utilizó el telegrama para descubrir dónde podían encontrar más inyecciones. Las más cercanas se encontraban en la ciudad de Anchorage, a 865,17 kilómetros de distancia y desafortunadamente no era posible utilizar pasos aéreos y marítimos, pues una tormenta invernal impedía el uso de las rutas.

La historia de Balto

Al no tener la posibilidad de recibir las vacunas necesarias, alrededor de 20 habitantes del pueblo de Nome se comprometieron a realizar un peligroso
trayecto, en el que se utilizaría a más de 100 perros de trineo para ir a buscar las inyecciones. Fue posible trasladar el material de Anchorage hasta
Nenana, una ciudad que se encontraba algo más cerca de Nome, a 778.74 kilómetros de distancia.

Lo 20 guías diseñaron un sistema de relevos que hiciera posible el traslado de las vacunas. Uno de los más destacados fue Gunner Kaassen, guía del
escuadrón B, en el que se encontraba Balto, el perro lobo. Durante la improvisada carrera todos los implicados soportaron temperaturas de alrededor de -40, fuertes vientos, pasos helados y zonas montañosas realmente complicadas. De hecho, muchos humanos y perros fallecieron en su intento por salvar la población infantil de Nome.

Existen varias teorías sobre lo que ocurrió con el último grupo de perros, guiados por Gunner: algunas sugieren que fue Balto quién lideró a los perros
durante todo el camino (aunque no era un perro guía), otras que el perro guía no lograba orientarse y en las últimas se sugiere que el guía se rompió una pata. Lo que sí es cierto es que Balto fue quién tomó el mando de la carrera, a pesar de que muchos tenían poca fe en él.

En apenas cinco días y medio, el escuadrón B llegó por fin a Nome con la vacuna antidiftérica en su poder. Quizás fue por su hibridación, o bien porque no se esperaba que un perro que nunca antes había sido guía pudiera liderar al resto de perros, pero lo cierto es que Balto fue capaz de encontrar el camino y en mucho menos tiempo del esperado.

Últimos días de Balto.

Hace falta destacar, como curiosidad, que realmente Balto no fue el nombre original de este perro, sino Togo. Se le atribuyó este nombre en memoria del explorador noruego Samuel Balto, popular en Nome durante la fiebre del oro. 

Tristemente, Balto fue vendido junto a otros perros al zoológico de Cleveland (Ohio), donde vivió hasta cumplir 14 años, murió el 14 de marzo de 1933. Después fue embalsamado y actualmente podemos encontrarlo en el Museo de Historia Natural de Cleveland. 

A partir de entonces, cada mes de Marzo se celebra la carrera de perros polares de Iditarod, que recorre el trayecto de Anchorage a Nome, en memoria de la historia de Balto, el perro lobo que se convirtió en un héroe, así como la de todos los que participaron en esa peligrosa carrera. 

La estatua de Balto en Central Park.

La repercusión mediática de la historia de Balto fue tal, que se erigió una estatua en Central Park, Nueva York, por FG Roth, dedica exclusivamente a este héroe de cuatro patas, que se considera salvó la vida de muchos niños de Nome. En ella puede leerse:

“Dedicado al espíritu indómito de estos perros polares que traspasaron en relevos la antitoxina a lo largo de casi mil kilómetros de ásperos hielos, aguas traicioneras, tormentas de nieve árticas en Nenana, para llevar alivio al desolado pueblo Nome durante el invierno de 1925”

Resistencia-Fidelidad-Inteligencia

i

Notas

[1]

TOMADO DE: https://www.expertoanimal.com/historia-de-balto-el-perro-lobo-que-se-convirtio-en-un-heroe-22754.html

[2]

Editora de ExpertoAnimal
Técnica en Comercio Internacional y Márketing, especializada en SEO Content y RRSS. Trabaja como editora y redactora del proyecto ExpertoAnimal desde sus inicios en el año 2015, lo que la llevó a estudiar adiestramiento de base y modificación de conducta en Single Track. Actualmente tiene la licencia de adiestradora canina profesional de nivel 2 de la ANACPP.

 

 

¿Has perdido a tu mascota?

logo

¿Has perdido a tu mascota?

Descargar

POR: Gregoria Caro

Los animales nos dan siempre un amor incondicional y por eso al poco tiempo de que lleguen a casa se convierten en un miembro más de la familia. Quien ha pasado por la pérdida de una mascota sabe el dolor que supone perder a tu peludo. No es fácil asumir que nuestro querido amigo ya no volverá como tampoco volverán los infinitos momentos de alegría y cariño que nos regalaba cada día. Muchas personas no entienden que haya quien sufre por la muerte de un animal pero quien lo haya vivido conoce el sabor amargo de esta pérdida y la mezcla de sentimientos que puede generarnos.

¿Qué sentimos cuando fallece nuestra mascota? Cada persona tendrá un duelo distinto pero ante esta situación se suelen experimentar cuatro sentimientos: la negación, la culpa, el enfado y la tristeza. En un primer momento es común la negación, no aceptar que tu mascota se ha ido y que los paseos, la hora de la comida, los cepillados o el amor que te daba ha desaparecido. Incluso pasado tiempo, muchos dueños consideran que tener un nuevo animal sería serle infiel a la mascota fallecida. ¡Seguro que te ha pasado!

Otro sentimiento que suele presentarse es la culpa y se debe a que muchas personas se sienten responsables de la situación. Es injustificado y esto sólo hace que la lucha se haga más complicada ya que no somos responsables de la, por ejemplo, enfermedad que ha padecido nuestro conejo. También injustificado es el enfado que podemos expresar con el veterinario que no ha podido salvarle o con nosotros mismos si vemos que nuestro animal ha enfermado a pesar de que hemos intentado por todos los medios darle siempre los mejores cuidados.

Y, por último, el sentimiento de la tristeza que tendremos que saber asumir para que no nos consuma. No obstante, el siguiente estadio siempre será la aceptación y con ella llegará el recuerdo de lo que fueron grandes momentos con nuestra mascota. Y lo más importante es que siempre estará en nuestros corazones. ¿Quieres dejar atrás el dolor? A continuación te vamos a dar 15 consejos para ayudarte a que lleves de una forma más sana esta situación que a veces se nos complica hasta sumirnos en una gran pena.

1

TU DOLOR ES LEGÍTIMO
La muerte o desaparición de una mascota es muy dolorosa. No te preocupes si te sientes muy triste porque has pasado años con ella y es lógico lo que sientes.

2

HÁBLALO
No evites hablar de tus
sentimientos ni los escondas. Desahogarse con alguien de confianza es un método perfecto
para superar pérdidas. ¡Si tienes que llorar, llora!

3

NO DEJES QUE TE AFECTE LO QUE DIGAN
Las personas que no han tenido mascota o nunca han pasado por una situación así no te entenderán. No te enfades con ellos y piensa que como tú hay mucha gente.

4

¿CÓMO CONTROLO LO QUE SIENTO?
Lo más importante es que no niegues el dolor y seas sincero contigo. Cuando aceptes que estás triste y que tienes que superar el duelo será más fácil.

5

DESPÍDETE DE TU MASCOTA SI LO NECESITAS
Algunas personas deciden incinerar a su mascota o enterrarla en su finca o en algún monte. En España no es legal pero existen cementerios de animales.

6

¿QUÉ HAGO SI HAY QUE SACRIFICARLO?
Si tu peludo está sufriendo, pídele consejo a un veterinario ya que él sabrá qué hay que hacer. Tú tienes la decisión final pero no alargues su sufrimiento sólo porque no quieras perderlo.

7

¿DEBO QUEDARME A VERLO?
Será duro ver cómo se apaga tu mascota, valora si estás preparado para estar presente en ese momento. No eres peor por no querer verlo.

8

¿HAY QUE DECÍRSELO A LOS NIÑOS?
Tú decides si quieres hablar con los niños del tema pero si lo haces sé sincero con que le ha pasado al animal.

9

¿CÓMO LO DIGO?
Las palabras utilizadas son muy importantes. Te recomendamos que no digas que “se ha ido” pues igual esperan que vuelva algún día. No escondas tus sentimientos con ellos y procura que ellos tampoco lo hagan. 

10

¿ES BUENA IDEA TENER OTRA MASCOTA DESPUÉS DE PERDER A UNA?
Las personas necesitamos superar el duelo antes de intentar crear vínculos nuevos con un animal. Te recomendamos que hasta que no lo tengáis superado no lo hagáis.

11

SÍ, LAS OTRAS MASCOTAS SE PONDRÁN TRISTES
Las demás mascotas de la casa verán que falta un compañero y también experimentarán dolor. Algunos animales pueden llegar a sufrir una depresión de lo que echan de menos a su amigo. ¡Tendrás que darles mucho amor!

12

CUIDADO AL INTRODUCIR UNA MASCOTA NUEVA
Puede que los animales de casa tarden en aceptar a la nueva mascota que entra pero ten paciencia para que todo se vaya estabilizando.

13

NO LAS COMPARES
Cada mascota es distinta así que nunca las compares y no utilices al recién llegado para sustituir al que ya no está.

14

UTILIZA LOS BUENOS RECUERDOS
No te recrees en que nunca más volverá, utiliza los recuerdos buenos que son muchos y aunque pase el tiempo siempre estarán contigo.

15

EL DOLOR SE IRÁ
El dolor se irá pero tu mascota siempre estará con vosotros en vuestro corazón.

¿Cómo afrontar el duelo tras la pérdida de tu mascota?

logo

¿Cómo afrontar el duelo tras la pérdida de tu mascota?

Descargar

POR: Alejandra Sánchez Mateos
9 de mayo del 2018

¿Cómo afrontar el duelo tras la pérdida de tu mascota? (OlenaKlymenok / Getty Images/iStockphoto)

Perder a tu mejor amigo peludo, ya sea can o felino, puede ser realmente duro. Según un estudio del departamento de ciencias animales de la Universidad de Hawai (Estados Unidos), el 30% de los dueños sienten dolor seis meses o más, mientras que para un 12% supone un suceso muy traumático en sus vidas. Para la investigación, entrevistaron a 106 dueños de animales domésticos en una clínica veterinaria, de los cuales el 52% había perdido una o más mascotas por causas naturales y el 37% se había visto obligado a sacrificarlas debido a una enfermedad. Begoña Elizalde, psicóloga coordinadora del grupo de trabajo en duelo y pérdidas del Colegio Oficial de Psicologia de Catalunya (COPC), considera que influye mucho la manera en que pierdas a tu mascota a la hora de llevar tu duelo.

“Sacrificarlos es dolorosísimo, debido a los sentimientos de culpa por tomar decisiones tremendas y a las imágenes angustiosas que debemos presenciar. Mientras que cuando es repentina, por ejemplo un atropello, no te puedes preparar y te quedas en estado de shock” , relata la experta. 

También apunta el trance por el que se pasa cuando el animal muere en casa. Por un lado, tiene efectos positivos para el perro o gato porque está en un entorno
conocido y familiar donde recibe cariño, y por el otro, te puedes despedir de él. Pero no siempre es fácil, por lo que aparece el dilema de si quieres enfrentarte a esta
situación o si prefieres que otro ‘resuelva el problema’ porque para ti es imposible a nivel emocional. 

Muchos de los que hayan tenido una mascota saben que puede ser similar a la pérdida de un familiar o un amigo cercano. “Su muerte implica un duelo profundo y doloroso, debido a la gran compañía que nos ofrecen, al estrecho vínculo que se establece entre ellos y nosotros y al amor que llegamos a profesarles” , sentencia Elizalde.
De hecho, la revista Perspectives in Psychiatric Care señaló que este vínculo puede afectar a la salud física y mental y reafirma que la reacción de duelo tras la muerte “en muchos sentidos es comparable a la que se experimenta con un miembro de la familia”. Aseguran que en la era contemporánea ha habido un aumento de familias o individuos que eligen no tener hijos, pero adoptan relaciones profundas con los animales que cuidan. 

Por esta razón, su muerte puede suponer uno de los momentos más difíciles en la vida de una persona, a pesar de que a nivel social no esté reconocido como el mismo impacto emocional y anímico que se vive con la de un ser humano. Elizalde señala que aún falta sensibilidad hacia estos temas, no obstante, sentencia que vivimos en una sociedad muy hedonista que huye del dolor y que tan solo proclama la filosofía carpe diem, algo que no es beneficioso dado que el sufrimiento forma parte de la vida.

Pero, ¿como afrontar el duelo? La experta asegura que son las mismas cuatro fases por las que se pasa cuando muere alguien cercano:

1- La de negación, donde aún no hemos podido afrontarlo, pero la psicóloga considera beneficioso deshacernos o guardar los juguetes y objetos de nuestra
mascota. También opina que se debe respetar si el dueño necesita ocuparse en otros temas colaterales para ocupar su mente durante un tiempo, así como autopermitírtelo tu a ti mismo.

2- La de la expresión de emociones: tristeza, melancolía, rabia… A no ser que hayas podido velarle de alguna manera, Elizalde recomienda llevar a cabo un ritual de despedida, rodearte de amigos y ser indulgente ante las lágrimas, además de no exigirte estar bien cuando aún no lo estás. Además, cree que si la situación lo requiere puede ser necesario pedirse unos días en el trabajo. 

3- La de reconstrucción, aquí es cuando te das cuenta de que con el vacío que ha dejado se han roto un montón de rutinas diarias de las que antes no eras consciente, como sacar a pasear a tu perro y jugar en el parque, el momento ‘mantita y Netflix’ con tu gato… Es hora de crear unas nuevas.

4- La de relacionarse con el recuerdo de nuestro querido peludo de otra manera, de forma más segura y serena, de manera que vayamos cuesta arriba hacia la recuperación y ya solo quede el tremendo cariño que sentíamos por ellos.

Como es lógico cada uno las vive de manera diferente y no todos tardamos el mismo tiempo en recuperarnos, incluso algunas personas apuestan por la adopción de otro compañero, ante lo cuál no deben sentirse mal puesto que deben darse cuenta que no se trata de ‘sustituirlo’.

TOMADO DE:
https://www.lavanguardia.com/vivo/20180509/443214192803/afrontar-duelo-perdida-mascota.html