+(506) 8747-7227 | +(506) 8747-PACR info@animalista.cr
logo

Conversando con Gregory Berns

12 - Sep - 2018

Claudia Dreifus

Claudia Dreifus

8 de Setiembre del 2017

Wil, an Australian shepherd, waited to have his brain scanned in a magnetic
resonance imaging machine, part of an experiment by Dr. Gregory Berns. Wil’s
head is wrapped with medical gauze to hold in ear-plugs that muffle the noise.
Credit: Dustin Chambers for The New York Times

Descargar

Dr. Gregory Berns, 53, a neuroscientist at Emory University in Atlanta, spends his days scanning the brains of dogs, trying to figure out what they’re thinking. The research is detailed in a new book, “What It’s Like to Be a Dog.” Among the findings: Your dog may really love you for you — not for your food. We spoke during his recent visit to New York City and later by telephone. The conversation below has been edited and condensed for space and clarity.

How did your canine studies begin?

It really started with the mission that killed bin Laden. There had been this dog, Cairo, who’d leapt out of the helicopter with the Navy SEALs. Watching the news coverage gave me an idea. Helicopters are incredibly noisy. Dogs have extremely sensitive hearing. I thought, “Gee, if the military can train dogs to get into noisy helicopters, it might be possible to get them into noisy M.R.I.s.”

Why?

To find out what dogs think and feel. A year earlier, my favorite dog, a pug named Newton, had died. I thought about him a lot. I
wondered if he’d loved me, or if our relationship had been more about the food I’d provided. As a neuroscientist, I’d seen how
M.R.I. studies helped us understand which parts of the human brain were involved in emotional processes. Perhaps M.R.I. testing could teach us similar things about dogs. I wondered if dogs had analogous functions in their brains to what we humans have.

El Dr. Gregory Berns, de 53 años, neurocientífico en la Universidad de Emory en Atlanta, pasa sus días escaneando el cerebro de los perros, tratando de descubrir lo que están pensando. La investigación se detalla en un nuevo libro, “Lo que es ser un perro”. Entre los hallazgos: Su perro puede realmente amarlo por usted, no por su comida. Hablamos durante su reciente visita a la ciudad de Nueva York y más tarde por teléfono. La conversación a continuación ha sido editada y condensada por espacio y claridad.

¿Cómo empezaron sus estudios en perros?

Realmente comenzó con la misión que mató a Bin Laden. Mostraron a un perro, “Cairo”, que había saltado del helicóptero con los marines SEAL. Al ver las noticias, se me ocurrió la idea. Los helicópteros son increíblemente ruidosos. Los perros tienen una audición
extremadamente sensible. Pensé: “Caramba, si los militares pueden entrenar a los perros para que entren en helicópteros ruidosos
, es posible que entren en ruidosos M.R.I.” [4]

¿Porqué?

Para saber qué piensan y sienten los perros. Un año antes, mi perro favorito, un pug llamado Newton, había muerto. Pensé en él mucho. Me preguntaba si me había amado, o si nuestra relación había sido más acerca de la comida que le había proporcionado. Como neurocientífico, había visto cómo los estudios con M.R.I. nos ayudaron a comprender qué partes del cerebro humano estaban involucradas en los procesos emocionales. Quizás los exámenes con M.R.I. podrían enseñarnos cosas similares sobre perros. Me preguntaba si los perros tenían funciones análogas en sus cerebros a lo que los humanos tenemos.

How did you solve this?

I worked with an Atlanta-based dog trainer, Mark Spivak, to break down the steps that might make it possible for dogs to go into an M.R.I.
In my basement, I built an M.R.I. simulator. We introduced Callie, the family terrier and the Newton replacement, to it — acclimating her to the noise, teaching her to climb the stairs leading to the machine, recline into a head rest and be motionless for increasing periods of time. After she mastered these tasks, we combined them, as would be necessary when she encountered a real M.R.I. It took her three months of practicing every day. After perfecting a training system, we sent out a call to local dog owners for volunteers for the study.
Since 2012, we’ve trained and scanned a total of about 90 dogs. As a matter of principle, we never restrained or drugged any.
If a dog wants to get up from the M.R.I. and leave, they can. There’s no compulsion.

How did the actual testing look like?

Mostly, we did tests analogous to neuroscience tests already done on people. For instance, we trained the dogs to do the go, no-go test. It is similar to the famous marshmallow experiment, which measures the ability of people to delay gratification.

 

 

¿Cómo resolvió eso?

Trabajé con un entrenador de perros de Atlanta, Mark Spivak, para lograr que los perros ingresaran al M.R.I.
En mi sótano, construí simulador de M.R.I. Se lo presentamos a Callie, el terrier familiar y el reemplazo de Newton, acostumbrándolo al ruido, enseñándole a subir las escaleras que conducen a la máquina, recostarse en un reposacabezas y a quedarse inmóvil por períodos cada vez mayores. Después de que ella dominó estas tareas, las combinamos de la forma que sería cuando enfrentara un M.R.I., real. Le tomó tres meses de práctica diaria. Después de perfeccionar el entrenamiento, solicitamos perros voluntarios para el
estudio. Desde 2012, hemos entrenado y escaneado aproximadamente 90 perros. Como cuestión de principio, nunca amarramos ni
drogamos ninguno. Si un perro quiere levantarse del M.R.I. e irse, puede hacerlo.

¿Cómo son las pruebas actualmente?

En su mayoría, hicimos pruebas análogas a las pruebas de neurociencia que se hacen en personas. Por ejemplo, entrenamos a los perros para que hagan la prueba de ir y no ir. Es similar al famoso experimento de malvavisco, que mide la capacidad de las personas para retrasar la gratificación. [5]

 

 

 

 

For the dogs, we trained them to nose-poke a target whenever they heard a whistle — go. Then, we taught them that arms raised in a cross meant no-go. If they saw raised arms while hearing a whistle, it was still no-go. In the scanner, we could see that when we went no-go, a part of the prefrontal lobe became active. Dogs who had more activity there did better. It is the same for humans in the marshmallow test. I don’t believe this has been seen before in non-primates. It shows that dogs use corresponding parts of their brain
to solve similar tasks as people do.

Do dogs love us more than food? How did your test for that?

We did an experiment where we gave them hot dogs some of the time and praise some of the time. When we compared their responses and looked at the rewards center of their brains, the vast number of dogs responded to praise and food equally. Now, about 20 percent had stronger responses to praise than to food. From that, we conclude that the vast majority of dogs love us at least as much as food.
Another thing that we’ve learned by showing pictures of objects and people to the dogs is that they have dedicated parts of their brain for processing faces. So dogs are in many ways wired to process faces.

 

 

 

 

 

Para los perros, los entrenamos para tocar con la nariz el blanco cada vez que escuchaban un silbido. Luego, les enseñamos que poner los brazos en cruz significaba no ir. Si veían los brazos levantados mientras escuchaban un silbido, aún no podían moverse. En el escáner, pudimos ver que una parte del lóbulo prefrontal se activó. Los perros más activos lo hicieron mejor. Es lo mismo para los humanos en la prueba de malvavisco. [5] No creo que esto se haya realizado antes en no primates. Muestra que los perros usan las partes correspondientes de su cerebro para resolver tareas de manera similar a las personas.

¿Los perros nos quieren más que a la comida? ¿Cómo lo ha probado?

 

Hicimos un experimento en el que les dimos hot dogs algunas veces y los elogiamos otras. Cuando comparamos sus respuestas y observamos el centro de recompensas de sus cerebros, la gran cantidad de perros respondió por igual a los elogios y a la comida.
Ahora, alrededor del 20 por ciento tenía respuestas más fuertes a la alabanza que a la comida. A partir de eso, concluimos que la gran mayoría de los perros nos aman al menos tanto como a la comida. Otra cosa que hemos aprendido al mostrar imágenes de objetos y
personas a los perros es que tienen partes dedicadas de su cerebro para procesar rostros. Por lo tanto, los perros están conectados de muchas maneras para procesar rostros.

 

 

 

This means that dogs aren’t just learning from being around us that human faces are important — they are born to look at faces. This wasn’t known before.

Are there practical uses to your research?

It can be useful for training service dogs. For two years, we collaborated with Canine Companions for Independence to study puppies
slated to become service dogs. Most service dogs cost between $20,000 and $60,000, because they need extremely intense training to be able to do their future work. Even though these puppies are specifically bred for the task, a great many turn out to be inappropriate. Canine Companions wanted us to try to identify which puppies were most likely to succeed. So we scanned their puppies and
followed up on them later. We found that the dogs who were the best candidates had more activity in the brain region that has the most dopamine receptors, the caudate nucleus. They also had less activity in the part of the brain associated with fear and anxiety, the amygdala.

You’ve done brain-scanning of sea lions.? What has that taught you

In recent years, record numbers of sea lions have been washing up on California beaches, having seizures and unable to function.

 

 

 

 

 

 

Esto significa que los perros no solo están aprendiendo al estar cerca de nosotros que los rostros humanos son importantes: nacen
para mirar rostros. Esto no se sabía antes

¿Su investigación tiene usos prácticos?

Puede ser útil para entrenar perros de servicio. Durante dos años, colaboramos con Canine Companions for Independence para estudiar
cachorros escogidos para convertirse en perros de servicio. .La mayoría de los perros de servicio cuestan entre $ 20,000 y $ 60,000, porque necesitan un entrenamiento extremadamente intenso para poder realizar su trabajo. A pesar de que estos cachorros son criados específicamente para la tarea, muchos resultan ser inapropiados. Canine Companions quería que intentáramos identificar qué cachorros tenían más probabilidades de tener éxito. Así que escaneamos sus cachorros y los seguimos. Descubrimos que los perros que eran los mejores candidatos tenían más actividad en la región del cerebro que tiene la mayor cantidad de receptores de dopamina, el núcleo caudado. También tenían menos actividad en la parte del cerebro asociada con miedo y ansiedad, la amígdala.

¿Ha hecho un escaneo cerebral en leones marinos? ¿Qué le ha enseñado eso?

Recientemente, cantidades inusuales de leones marinos han desaparecido de las playas de California, teniendo convulsiones e incapaces de funcionar.

 

 

 

 

With other researchers, we scanned the brains of stranded animals, looking to pinpoint the damaged parts. It turns out to be the hippocampus. This is what is damaged in people with temporal lobe epilepsy. The sea lions taught me that consciousness disorders in
animals can look very similar to consciousness disorders in people. In fact, the aggregate of my research has made me realize how similar many animals are to us. The main thing that these studies have given me personally is serious questions about how we treat animals. Think about how we farm animals in large industrialized centers, where they are confined for much of their lives and then slaughtered, often cruelly. If the animals are aware of their suffering — and I think they are — we ought to reconsider their treatment. On a personal level, I’ve been a vegetarian, to varying degrees, since college. This research makes it clear that animals have brains with the capacity to feel many of the emotions we do. That sharpens my resolve to be a better vegetarian, although I have also learned not to beat
myself up about it when I fall short. A version of this article appears in print on Sept. 11, 2017, on Page D5 of the New York edition with the headline: He Knows What Your Dog Is Thinking (It’s Sweet).

 

 

 

 

 

 

 

 

Con otros investigadores, escaneamos los cerebros de animales varados, buscando identificar las partes dañadas. Resultó ser el hipocampo. Esto es lo que se daña en personas con epilepsia del lóbulo temporal. Los leones marinos me enseñaron que los trastornos de la conciencia en los animales pueden parecer muy similares a los trastornos de la conciencia en las personas. De hecho, el valor agregado de mi investigación fue darme cuenta de lo similares que son a nosotros muchos animales. En lo personal, estos estudios
me han dejado preguntas serias, de cómo tratamos a los animales. Piense en cómo criamos animales en grandes centros En lo personal, estos estudios me han dejado preguntas serias, de cómo tratamos a los animales. Piense en cómo criamos animales en grandes centros industrializados, donde están confinados durante gran parte de sus vidas y luego son sacrificados, a menudo con
crueldad.industrializados, donde están confinados durante gran parte de sus vidas y luego son sacrificados, a menudo con crueldad. Si los animales son conscientes de su sufrimiento, y creo que lo están, debemos reconsiderar como los tratamos. A nivel personal, he sido
vegetariano, en diversos grados, desde la universidad. Esta investigación deja en claro que los animales tienen cerebros con la capacidad de sentir muchas de las emociones que tenemos. Eso refuerza mi determinación de ser un mejor vegetariano, aunque también aprendí a no perder valor cuando no acierto. La versión impresa de este artículo se publicó el 11 de setiembre de 2017, en la página D5 de la edición de Nueva York con el titular: Él sabe lo que su perro está pensando (es tierno).

 

 

 

 

 

 

i

Notas

[1] NOTA DEL EDITOR: El texto original está en inglés.

[2] NOTA DEL EDITOR: Traducción libre.

[3] Claudia Dreifus es periodista del New York Times.

[4] M.R.I. es el acrónimo para Resonancia Magnética (Magnetic Resonance Imaging).

[5] Conocido originalmente como “The Marshmallow Test”, esta prueba consiste en llevar a un niño a una habitación donde había una golosina (una nube de azúcar o Marshmallow en Inglés) y le decían que si era capaz de resistir la tentación y no comérsela durante 15 minutos, después podría tomar más de una.