+(506) 8747-7227 | +(506) 8747-PACR info@animalista.cr

Descargar

Agosto 19, 2017 4:36 am

Kivú y la Ley de Bienestar Animal

porque ellos sí que sienten

Fernando Quesada V.

<fquesadav@yahoo.com>

La popularidad del artículo “La carta de despedida del león Kivú” [ (1)] es prueba de la vigencia del bienestar animal: nuestra sociedad está alcanzando grados de madurez que nos hacen más perceptivos y piadosos. Y aunque tal vez nunca podamos saber a cabalidad qué se siente “ser un león” o “ser un perro” – en filosofía, ese es el clásico “problema de las otras mentes” – a estas alturas del partido sí que tenemos algunas claves que prueban que maltratar a un animal-no-humano no es (¿del todo?) diferente a maltratar a un animal-humano.

Primero que todo, procuremos ser objetivos y revisemos que dice la Ciencia, con “c” mayúscula. Durante la “Francis Crick Memorial Conference”, celebrada el 7 de julio de 2012 en la Universidad de Cambridge, Inglaterra, neurocientíficos de renombradas instituciones como CALTECH, el MIT o el Instituto Max Planck firmaron, en presencia del mismísimo Stephen Hawking, un manifiesto que cierra así (hagan un esfuerzo los amables lectores porque los científicos hablan muy pero muy distinto del “Cañero”):

“De la ausencia de neocórtex no parece concluirse que un organismo no experimente estados afectivos.
Las evidencias convergentes indican que los animales no humanos tienen los sustratos neuroanatómicos, neuroquímicos, y neurofisiológicos de los estados de la conciencia junto con la capacidad de exhibir conductas intencionales. Consecuentemente, el grueso de la evidencia indica que los humanos no somos los únicos en poseer la base neurológica que da lugara la conciencia.
[ (2)]

Los animales no humanos, incluyendo a todos losmamíferos y pájaros, y otras muchas criaturas,incluyendo a los pulpos, también poseen estossustratos neurológicos”.

Intentaré servir de traductor: los animales-no-humanos tienen también capacidades afectivas y consciencia, pues en este respecto sus cerebros y los nuestros son similares. Uno de los principales expositores de la charla, Phillip Low, va un paso más allá:

“Decidimos llegar a un consenso y hacer una declaración para el público que no es científico. Es obvio para todos en este salón que los animales tienen conciencia, pero no es obvio para el resto del mundo. No es obvio para el resto del mundo occidental. No es algo obvio para la sociedad.”

Por tanto, los animales están conscientes y tienen la misma capacidad fisiológica para la afectividad: esto es un hecho científico y no está en discusión (subrayo que estamos hablando de sentimiento y consciencia y no de capacidades lógico-deductivas u otro aspecto cognitivo). El lector podría aún objetar que poseer una capacidad no es lo mismo que su uso.

Respondamos: ¿para qué tienen entonces los animales esa facultad? Quiero decir, tras millones de años de evolución, ¿sus cerebros exhiben gratuita e inútilmente todos esos “circuitos”, solo para confundir a los científicos del siglo XXI? Adicionalmente – intentemos un reductio-ad-absurdum – siguiendo esa línea de razonamiento, lo que se estaría argumentando es equivalente a decir que, aunque su vecino el saprissista tiene en la cabeza los mismos circuitos que usted, el lector no puede estar seguro que el “morado” en cuestión efectivamente siente y está consciente. Mi amigo, esta línea de pensamiento nos conduce de vuelta al mencionado “problema de las otras mentes” y últimamente al amargo solipsismo. 

Todo caso, creo que la mejor respuesta a la objeción arriba planteada son los hechos: la conducta y el comportamiento animal son la prueba más evidente del ejercicio activo de las capacidades emocionales.

Los solitarios rugidos de un león enjaulado, los aullidos de dolor de un perro maltratado, los abrazos y muestras de cariño de primates, aves, elefantes y delfines son la prueba final de que esa capacidad se ejerce vivamente cada día.

Al final, estos comportamientos no son tan diferentes de los alaridos del vecino cuando anota “El Monstruo”. Sí, paciente lector: los animales sienten y tienen consciencia (y mejor gusto deportivo que el vecino, si se me permite agregar…).

Retornando al tema de fondo, en lo que los seres humanos sí aventajamos a los animales es en el Poder: poder para oprimirlos, poder para explotarlos y poder para maltratarlos. Pero Poder no es sinónimo de Derecho: si así fuera, estaría bien tener esclavos como sirvientes o explotar a niños y ancianos. Y hablando de Derecho y volviendo al ámbito nacional, en mi opinión, la ley 7451 [ (3)] es un primer paso nada más. Importantísimo, pero sólo un inicio. Esta ley enfoca al bienestar animal desde un punto de vista de apoyo y desarrollo de los valores humanos (ver artículo 1) y no desde el valor intrínseco de la sensibilidad animal, que, como está científicamente demostrado, no difiere de la nuestra.

En fin, política es política, y es casi un milagro que una ley así haya pasado en nuestra Asamblea Legislativa: se le agradece al Señor Presidente y a todas las personas que lucharon por años para hacerla realidad. [ (4)]

Espero que algún día, más allá de leyes y abogados, podamos respetar a las otras formas de vida que nos acompañan durante el corto y mágico viaje que es la vida. En mi caso, no ocupo ninguna legislación: me lo recuerda cada día la mirada de mi perro; y me lo susurró en su momento la mirada de Kivú. Eso, amigos, eso sí que es sentir…

TOMADO DE:

<https://www.crhoy.com/opinion/el-lector-opina/opinion-kivu-y-la-ley-de-bienestar-animal-porque-ellos-si-que-sienten/>

NOTAS

1. NOTA DEL EDITOR: El pasado 17 de febrero del 2017, “Kivú”, el mítico y último león en Costa Rica.
Importado de Cuba en 1998 por el zoológico Simón Bolívar, falleció debido a una insuficiencia renal que le fue arrebatando su salud poco a poco.

El pasado 6 de diciembre, el gobierno de Costa Rica anunció que Kivú sería trasladado del zoológico Simón Bolívar, donde vivía en cautiverio y era exhibido al público, al Centro de Rescate de Vida Silvestre Tropical de Zoo Ave, ubicado en La Garita de Alajuela. Las autoridades del país tomaron esta decisión debido a que los encargados de su atención en el Simón Bolívar “incumplieron mejora en condiciones del animal”.

2. NOTA DEL EDITOR: <http://fcmconference.org/>

3. NOTA DEL EDITOR: La Ley de Bienestar Animal y sus Reformas, puede ser consultada en: <http://www.animalista.cr/__7451/>

4. NOTA DEL EDITOR: En realidad la LEY DE BIENESTAR DE LOS ANIMALES, Nº 7.451 es del 13 de diciembre de 1994 (La Gaceta Nº 236), el autor se refiere a las modificaciones hechas por el artículo 1 de la Ley N° 9.458, “REFORMAS DE LA LEY N° 4.573, CÓDIGO PENAL, DE 4 DE MAYO DE 1970 Y REFORMAS Y DE LA LEY N° 7.451, BIENESTAR ANIMAL DE LOS ANIMALES, DE 16 DE NOVIEMBRE DE 1994, publicada en La Gaceta N° 120, Alcance N° 152 del 26 de junio del 2017. (Expediente Legislativo N° 18.625).