+(506) 8747-7227 | +(506) 8747-PACR info@animalista.cr

Descargar en PDF

 

La Gaceta Nº178, de 20 de setiembre de 1989

 

N° 19183-G-S

 

EL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA

Y LOS MINISTROS DE GOBERNACIÓN Y POLICÍA Y DE SALUD,

 

En uso de las facultades que les confieren los incisos 3) y 18) del artículo 140 de la
Constitución Política y el Decreto Ejecutivo N° 25 del 15 de julio de 1968.

 

CONSIDERANDO:

1.- Que los espectáculos taurinos en Costa Rica, han crecido día con día y han
venido sufriendo un deterioro por la falta de innovación y ausencia de normas
legales que lo regulen adecuadamente.
2.- Que la falta de información al público aficionado sobre los espectáculos taurinos,
especialmente las denominadas corridas de toros, ha ido degenerando en
acciones violentas y faltas de creatividad en relación con las faenas taurinas y
la relación del público con el espectáculo.
3.- Que es deber del Estado velar por la seguridad y salud de las personas y
animales, asimismo porque el espectáculo taurino no constituya un peligro a la
integridad de las personas.
4.- Que se hace necesario complementar el Decreto Ejecutivo sobre Corridas de
Toros N° 25, publicado en “La Gaceta” N° 176 del 6 de agosto de 1968.

 

Por tanto,

DECRETAN:

El siguiente,

Reglamento a las Actividades Taurinas y sus Reformas

 

Artículo 1 .- La Municipalidad del Cantón respectivo, de conformidad con el presente
Decreto Ejecutivo, será la instancia encargada de extender la autorización o permiso
correspondiente para la realización de corridas de toros en su comprensión territorial. 

 

 

Artículo 2 .- Para obtener la autorización correspondiente, el
presidente de la Comisión de Festejos Populares , el Organismo
o persona encargado de la realización de corridas de toros, deberá
aportar a la Municipalidad del cantón correspondiente, los siguientes
requisitos:

 

a. Solicitud por escrito, en la cual se debe indicar las calidades completas del
solicitante y de los integrantes de la Comisión, las fechas y el lugar donde se
llevarán a cabo las corridas y el destino de las ganancias obtenidas.
b. Permiso Sanitario de Funcionamiento del redondel extendido por la Dirección del
Área Rectora de Salud correspondiente.
c. Póliza que garantice la estructura y daños a terceros.
d. Certificación extendida por la Cruz Roja Costarricense del lugar, que indique su
participación en el evento con personal médico o paramédico y que el Plan
Operativo de Emergencia es suficiente para la magnitud del mismo.
e. Constancia extendida por la autoridad policial del Cantón que atenderá la
actividad.
f. Póliza contra riesgos de la actividad de montadores y toreros, sean éstos
improvisados o profesionales, extendida por el Instituto Nacional de Seguros, que
garantice la cobertura total de los gastos de atención médica sanitaria y
rehabilitación que reciban estos en los establecimientos de salud y afines de la
Caja Costarricense de Seguro Social, o de otra prestación de servicios médicos.
g. Contrato taurino y programación del evento.
h. Autorización del propietario del terreno donde se va a realizar la actividad,
cuando éste sea privado.
i. Haber dado cumplimiento a los establecido en los artículos 8, 11, 12 inciso 2 de
la Ley Nº 4286 del 17 de diciembre de 1968 “Nombramiento Comisiones de
Festejos Populares”.
 

 

 

Artículo 3 .- La estructura del redondel deberá tener la siguientes

características:

 

a. Construcción que garantice la seguridad del público.
b. Salidas proporcionales a la capacidad de los asistentes, las que deben estar
rotuladas con letras que puedan ser leídas en condiciones normales a veinte
metro de distancia por lo menos. Las puertas deben abrir hacia fuera, no
debiendo permanecer con candados durante el espectáculo.
c. Póliza extendida por el Instituto Nacional de Seguros que garantice la estructura
y cobertura por daños a terceros.
d. Certificación extendida por la Cruz Roja Costarricense del lugar, que indique su
participación en el evento con personal médico o paramédico y que el Plan
Operativo de Emergencia es suficiente para la magnitud del mismo.
e. Contar con un espacio igual al anterior, para albergar la autoridad encargada de
la vigilancia.
f. La plaza debe tener un diámetro no inferior a los treinta metros.
g. Poseer tres burladeros en forma vertical y horizontal.
h. Contar con el número de servicios sanitarios que ordene el Ministerio de Salud.
i. Contar con un espacio libre sin ningún tipo de obstáculo para que vehículos de
la Cruz Roja, puedan ingresar y salir del local asignado a dicha Institución.
j. Contar con espacio libre y sin ningún obstáculo para que vehículos de la
autoridad que vigila la actividad, puedan salir e ingresar del local asignado.
k. Si tiene techo el mismo, debe estar debidamente clavado a su base.
l. Las instalaciones eléctricas deben ser conducidas por intermedio de cable de
alta calidad, por lugares fuera del alcance del público asistente.
h. Contar con los servicios sanitarios en la forma que lo dispone el artículo XI.22.1
del Reglamento de Construcciones. 

 

Artículo 4 .- En toda corrida de toros, la autoridad policial no permitirá el ingreso a la plaza
de toros, a personas menores de 18 años de edad, ni a personas mayores de edad que
se encuentren perturbados por el consumo de bebidas alcohólicas o de drogas u otra
sustancia enervante. 

 

Artículo 5 .- Las personas que ingresen a la plaza, deberán estar debidamente vestidas
con ropa y zapatos apropiados y no portar objetos punzocortantes.

 

Artículo 6 .- No se permitirá la permanencia en la plaza de personas ajenas a los actos
del espectáculo taurino. Se permitirá la permanencia de tres personas para asistir al torero
en el caso de los toreros profesionales.

 

Artículo 7 .- En la plaza de toros solo se permitirá la permanencia de las personas que
ahí laboran, miembros de la Comisión, la autoridad policial encargada de la vigilancia o
autoridades sanitarias. 

 

Artículo 8 .- Todo el personal que permanezca en la plaza de toros deberá previamente
acreditada por la Comisión, a excepción del personal de Cruz Roja, autoridades de policía
y sanitarias. 

 

Artículo 9 .- La comisión deberá designar un encargado del toril, con conocimientos,
cuyas funciones serán de vigilar y colaborar con la autoridad, afin de que se respeten las
disposiciones que se expresan en este Reglamento. Especial atención debe dar al cuido
de los animales.

 

Artículo 10 .- En toda plaza donde se juegan “toros a la tica”, se deberá contar
necesariamente con la presencia de dos toreros de reconocida capacidad como mínimo,
para que acudan a socorrer, en caso de peligro, a las personas actoras del espectáculo.

 

Artículo 11 .- Todo toro que se juegue, tiene que ser desmochado y arreglado, no
debiendo existir ninguna astilla en los cuernos, que ofrezca peligro y deberá encontrarse
en el toril como mínimo una hora antes del inicio de las corridas.

 

Artículo 12 .- Los lazadores formarán un equipo de trabajo y deberán de tomar las
medidas necesarias a fin de evitar accidentes. Los toreros improvisados no podrán
interferir en el trabajo del lazador. La autoridad debe velar por el cumplimiento estricto de
esta norma.

 

Artículo 13 .- Ningún toro deberá ser repetido en el transcurso de quince días, si ha sido
montado, y de treinta días si ha sido jugado en corridas.

 

Artículo 14 .- La participación del torero cómico debe ser sujeto a un guión autorizado por
la comisión, a fin de que las actuaciones se ajusten a las buenas costumbres y valores
morales de la sociedad costarricense.

 

Artículo 15 .- Las corridas a la usanza profesional, se permitirán respetando las
siguientes reglas :

 

a. No se podrá picar ni dar muerte al toro.
b. El torero debe portar traje adecuado a las circunstancias, asimismo contar con
su capote de paseo, capote de brega y muleta.
c. El toro debe ser bisoño, pudiendo ser de lidia o criollo.

 

Artículo 16 .- No podrán utilizarse para la monta aquellos toros que han sido
comprobados como “cabeceadores”, o tener manías que pongan en mayor riesgo al
montador. Todo animal que se disponga para la monta, debe ser objeto de cumplimiento
por el artículo 13 del presente Reglamento.

 

Artículo 17 .- Los montadores que evidencien haber ingerido licor o sustancias que
afecten los sentidos, no podrán montar, y deberán abandonar el toril.

 

Artículo 18 .- DEROGADO. 

 

Artículo 19 .- Los montadores deben permanecer en el lugar que el encargado del toril
le designe, antes y después de monta, a juicio del encargado del toril.

 

Artículo 20 .- Las espuelas a utilizarse son:

 

a. ESTILO RÚSTICO: con espuelas de dos centímetros de radio en
sus rosetas. Espuelas de cinco hasta ocho
picos.
b. ESTILO LIBRE: espuelas con un peón de una y media pulgada
con dos picos rectos de un centímetro cada
uno.
c. ESTILO NORTEAMERICANO:

 

espuelas de roseta con ocho picos sin fija.
Quedan prohíbidas las espuelas chontaleñas, la cresta de gallo y cualquier espuela en
la que peligre el montador, se pegue u ocasione daño al animal. La comisión
organizadora deberá contar con dos pares de espuelas disponibles.

 

Artículo 21 .- Todo montador que sea llamado al toril, dispondrá de un máximo de cinco
minutos para presentarse listo en la manga de salida. Una vez que esté sobre el lomo del
toro, el montador tiene un máximo de treinta segundos para pedir puerta, siempre y
cuando el toro lo permita. En caso contrario, no podrá hacer la monta. Es prohíbido al
montar espuelar antes de pedir puerta, palmetear al toro ni sujetarse de la verijera.

 

Artículo 22 .- Cumplido el tiempo reglamentario, entre ocho y doce segundos, el cual
dependerá de las condiciones de la plaza, el montador debe desalojar al animal en el
primer instante que este lo posibilite.

 

Artículo 23 .- Toda persona que incumpla las normas anteriores, será desalojado del toril,
no permitiéndole ingresar por el resto del evento.

 

Artículo 24 .- Para poder clasifiar los montadores, deberán permanecer sobre el lomo del
animal, el tiempo que la comisión haya estipulado, pero que no sea mayor del máximo
señalado en el artículo 22 del presente Reglamento.

 

Artículo 25 .- El montador tiene facultad para escoger el tipo de pretal u oposición del
mismo, pero el que lo coloque serán únicamente el alistador.

 

Artículo 26 .- Los jueces deben velar especialmente por los siguientes aspectos:

 

a. Que el montador preste lucidez.
b. Que no espuele el toro en posiciones o lugares no debidos.
c. Que no se quede pegado de las espuelas.

 

Artículo 27 .- DEROGADO. /

 

Artículo 28 .- DEROGADO. /

 

Artículo 29 .- DEROGADO. /

 

Dado en la Presidencia de la República. – San José, a los siete días del mes de julio del
mil novecientos ochenta y nueve.