+(506) 8747-7227 | +(506) 8747-PACR info@animalista.cr

Partido Animalista

— Costa Rica —

LINEAMIENTOS POLÍTICOS BÁSICOS


1. ¿Qué, por qué, para qué y cómo?

1.1. ¿Qué somos?

El PARTIDO ANIMALISTA es diverso, de personas que aman la vida, la naturaleza y a los animales no humanos.
Defiende un ideal, sin etiquetas de índole ideológica, religiosa, socioeconómica, de identidad sexual o de cualquier otro tipo: construye un país en el que conviven cordialmente animales no humanos y personas.
El mayor sueño es una sociedad en la que prevalezca el respeto y la armonía.
Está para servir a humanos y no humanos.

1.2. ¿Por qué necesitamos formar este partido político?

Los partidos tradicionales han demostrado no tener un compromiso por el respeto y la defensa por los animales no humanos.
El movimiento animalista ha sido manipulado una y otra vez por todos los partidos tradicionales. El tema se menciona en los discursos de campaña, y lo guardan después.
El PARTIDO ANIMALISTA no dejará que el respeto y la defensa por los animales no humanos, vuelva a caer en la politiquería.
El Movimiento Animalista ha defendido a los animales no humanos, en la calle, en cada ser rescatado, haciendo marchas y desde las barras legislativas.
Llegó la hora de hacerlo en la Asamblea Legislativa, sin intermediarios. Es tiempo para que los animales no humanos tengan representación directa en el ámbito político.

1.3. ¿Para qué formar un partido nuevo?

Para promover la dignidad de los animales no humanos, la paz social y la no violencia.
Para garantizar, en el ámbito político, la representación de los animales no humanos.
Para dar una lucha contra la inoperancia en el manejo de los proyectos de ley, especialmente los que se refieren a temas relacionados con los animales no humanos.

2. ¿Quiénes?

El quehacer del Partido se centrará en lograr los objetivos planteados para beneficiar a quienes inspiran la razón de ser: LOS ANIMALES NO HUMANOS.
No hay cabida en el Partido para las disputas con temas ajenos, que causen pérdida de tiempo o energía y distraigan del fin primordial.
El propósito es lograr una sociedad justa para los animales no humanos y humanos.

3. ¿Cuándo?

Desde ya. Las directrices deben ejecutarse desde un principio, afinándolas y ampliándolas a medida que se haga necesario y con el aporte de cada uno de las personas que engrosarán la fuerza política.