+(506) 8747-7227 | +(506) 8747-PACR info@animalista.cr
The Genes That Make
Parrots Into the
Humans of the Bird
World

 

Long-lived and clever
parrots may be as
different genetically from
other birds as humans
are from other primates. [1][2]

Los genes que hacen
de los loros los seres
humanos en el mundo
de las aves
Los loros, inteligentes y
longevos, pueden ser
genéticamente distintos
de otras aves, como los
humanos lo son de otros
primates .
[1], [2]

The blue-fronted parrot can live up to 66 years, and they and some other
long-lived birds share changes in a set of hundreds of genes that seem to
influence life span. Credit: Glaucia Seixas

Por JoAnna Klein [3][4]
7 de diciembre del 2018

El loro de frente azul puede vivir hasta 66 años, ellos y algunas otras aves
longevas comparten cambios en un conjunto de cientos de genes que
parecen influir su longevidad. Credito: Glaucia Seixas

A macaw named Poncho starred
in movies like “102 Dalmatians,”
“Dr. Doolittle” and “Ace Ventura:
Pet Detective” before retiring in
England. She recently celebrated
her 90th birthday.
Una guacamaya llamada Poncho
protagonizó películas como "102
dálmatas", "Dr. Doolittle ”y “Ace
Ventura: Detective de mascotas”
antes de pensionarse allá en
Inglaterra. Acaba de cumplir 90
años.

Poncho, se considera que es la guacamaya con más edad del mundo. Aquí
cuando cumplió 90 años. En la foto con Emma Small.

Alex, an African grey parrot who
lived to 31, knew colors, shapes
and numbers, and
communicated using basic
expressions. He could do what
toddlers only do after a certain
stage of development — know
when something is hidden from
view.
Alex, un loro gris africano que
vivió hasta los 31 años, conocía
los colores, las formas y los
números, y se comunicaba
utilizando expresiones básicas.
Él podía hacer lo que los niños
pequeños solo hacen después
de una cierta etapa de
desarrollo: saber cuándo hay
algo oculto a la vista.

ALEX, acrónimo de ‘Avian Learning Experiment’ (Experimento de Estudio
Aviario), era un loro gris africano objeto de un experimento durante treinta años
por parte de la psicóloga animal Irene Pepperberg. Llegó a desarrollar la
inteligencia de un niño de cinco años.

And they’re just two of the many

parrots in the world who have
surprised us with their
intelligence, skills and longevity.

 

Y son solo dos de los muchos
loros del mundo que nos han
sorprendido con su inteligencia,
habilidades y longevidad.
“Nature does these experiments
for us, and then we have to go and
ask, how did this happen?” said
Dr. Claudio Mello, a
neuroscientist at Oregon Health
and Science University.

So he and a team of nearly two
dozen scientists looked for clues
in the genome of the blue-fronted
Amazon parrot in Brazil, his
home country.

After comparing its genome with
those of dozens of other birds,
the researchers’ findings suggest
that evolution may have made
parrots something like the
humans of the avian world.
"La naturaleza hace estos
experimentos por nosotros, y
luego tenemos que ir a preguntar,
¿cómo sucedió esto?" , Dijo el Dr.
Claudio Mello, neurocientífico de
la Universidad de Ciencias de la
Salud de Oregon.

Así que él y un equipo de casi
dos docenas de científicos
buscaron pistas en el genoma
del loro del Amazonas de frente
azul en Brasil, su país de origen.

Después de comparar su
genoma con los de docenas de
otras aves, los hallazgos de los
investigadores sugieren que la
evolución puede haber
convertido a los loros en algo
parecido a los humanos del
mundo aviar.
In some ways, the long-lived
feathered friends are as
genetically different from other
birds as humans are from other
primates. Their analysis,
published Thursday in Current
Biology, also highlights how two
very different animals — parrots
and humans — can wind up
finding similar solutions to
problems through evolution.
En cierto modo, los longevos
amigos con plumas son
genéticamente diferentes de
otras aves, como lo son los
humanos de otros primates. Su
análisis, publicado el jueves en
Current Biology, también destaca
cómo dos animales muy
diferentes, los loros y los
humanos, pueden terminar
encontrando soluciones similares
a los problemas a través de la
evolución.

A general rule of life span in
birds and other animals is the
bigger or heavier you are, the
longer you live. A small bird like a
finch may live five to eight years,
while bigger ones like eagles or
cranes can live decades. The
blue-fronted Amazon and some
other parrots are even more
exceptional, in that they can live
up to 66 years — in some cases
outliving their human
companions.

In their analysis, Dr. Mello and
his colleagues found that these
parrots and some other
long-lived birds shared changes
in a set of 344 genes that seem
to be involved in various
processes that influence life
span, like how an animal’s body
repairs DNA, manages cancer or
controls cell growth.

 

Una regla general de vida en
aves y otros animales es que
cuanto más grande o más
pesado seas, más tiempo vives.
Un pájaro pequeño como un
pinzón puede vivir de cinco a
ocho años, mientras que los más
grandes como las águilas o las
grullas pueden vivir décadas. El
Amazonas de frente azul y
algunos otros loros son aún más
excepcionales, ya que pueden
vivir hasta 66 años, en algunos
casos, sobreviviendo a sus
compañeros humanos.

En su análisis, el Dr. Mello y sus
colegas descubrieron que estos
loros y algunas otras aves de
vida larga, compartían cambios
en un conjunto de 344 genes
que parecen estar involucrados
en varios procesos que influyen
en la duración de la vida, como
la forma en que el cuerpo de un
animal repara el ADN, maneja el
cáncer o controla el crecimiento
celular.

While about 20 of these genetic
changes have been implicated in
aging in other animals, the rest of
the genes’ direct role in life span
has not been investigated.
Future studies may reveal that
they’re not just important to aging
in parrots or other long-lived
birds, but in other animals as
well. 

Parrots are distinguished not
only by their longevity, but also
by their cognitive abilities.

“They’re really, really smart
animals, and the brains are
particularly big. We seem to see a
parallel in humans that have
bigger brains and enhanced
capacities, compared to other
animals,” he said. “We think
parrots are the parallel in the
avian world.” 

The team found changes in parts
of the parrot genome remarkably
similar to those that set humans
apart from other primates.

Mientras que alrededor de 20 de
estos cambios genéticos se han
relacionado con el
envejecimiento en otros
animales, el resto del rol directo
de los genes en la vida no se ha
investigado. Los estudios futuros
pueden revelar que no solo son
importantes para el
envejecimiento en loros u otras
aves longevas, sino también en
otros animales.

Los loros se distinguen no solo
por su longevidad, sino también
por sus capacidades cognitivas.

“Son animales realmente muy
inteligentes, y sus cerebros son
particularmente grandes. Parece
que existe un paralelismo con los
humanos que tienen cerebros más
grandes y capacidades
mejoradas, en comparación con
otros animales” , dijo. “Creemos
que los loros son el paralelo en el
mundo aviar” .

El equipo encontró cambios en
partes del genoma del loro
notablemente similares a los que
diferencian a los humanos de
otros primates.

This intrigued Dr. Mello. The
similar changes found in parrots
and humans aren’t to the genes
themselves, but occur along
regions of the genome that
regulate the expression of nearby
genes that seem to play a role in
brain development and
intelligence.

Could these changes explain the
parrot’s large, complex brain and
diverse set of talents?

Only by looking at specifics can
we find out. While it’s relatively
simpler to quantify age and see
how various genetic changes
might alter it, it’s harder to
assess how tiny switches turning
on and off at certain times might
alter the size of a parrot’s brain
— or how well it can impersonate
Matthew McConaughey.

Esto intrigó al Dr. Mello. Los
cambios similares que se
encuentran en los loros y los
humanos no se relacionan con
los genes en sí, sino que ocurren
a lo largo de regiones del
genoma que regulan la expresión
de genes cercanos que parecen
desempeñar un papel en el
desarrollo e inteligencia del
cerebro.

Sólo mirando los detalles
podemos descubrirlo. Si bien es
relativamente más sencillo
cuantificar la edad y ver cómo
varios cambios genéticos
podrían alterarla, es más difícil
evaluar cómo los pequeños
interruptores que se activan y
desactivan en ciertos momentos
pueden alterar el tamaño del
cerebro de un loro, o qué tan
bien puede imitar a Matthew
McConaughey. [5]

By looking at specifics in the
genetic changes of parrots and
humans, researchers in the
future may develop a better
understanding of the powers of
convergent evolution.

Perhaps there is only one path
that leads complex brain
structures and advanced
cognitive abilities like those of
parrots and humans. Or it could
be that there is more than one
evolutionary route capable of
producing such complex
creatures in different parts of the
animal kingdom.

Al observar aspectos específicos
de los cambios genéticos de los
loros y los humanos, los
investigadores en el futuro
pueden desarrollar una mejor
comprensión de los poderes de
la evolución convergente.

Quizás solo hay un camino que
conduce a estructuras cerebrales
complejas y capacidades
cognitivas avanzadas como las
de los loros y los humanos. O
podría ser que haya más de una
ruta evolutiva capaz de producir
criaturas tan complejas en
diferentes partes del reino
animal.

[1] TOMADO DE: https://www.nytimes.com/2018/12/07/science/parrots-genes-longevity.html?em_pos=medium&emc=edit_sc_20181211
&nl=science-times&nl_art=5&nlid=74926866emc%3Dedit_sc_20181211&ref=headline&te=1

[2] NOTA DEL EDITOR: Traducción libre.

[3] Independent journalist, focused on the scientific field, based in Brooklyn. She holds a Master of Arts in Journalism from the Science, Health and Reporting Program at the University of New York. Currently collaborates for the Trilobites column in the New York Times Science Desk and the Observatory section of The Science Times, also with The Daily 360.