+(506) 8747-7227 | +(506) 8747-PACR info@animalista.cr

Descargar

ANTERIOR  ÍNDICE  SIGUIENTE 

 

12 ¿Por Qué No Favorecemos los Zoológicos?
La mayoría de los zoológicos del mundo, deben CERRARSE y en Costa Rica TODOS. Los visitantes no se educan en un zoológico y los científicos no aprenden en un centro de este tipo. Son anacrónicos, pasados de moda y sin justificación en el siglo XXI.
Ninguna “cárcel de animales” en Costa Rica, tiene justificación científica o moral. Llamarles “centros de rescate”o “refugios” es un eufemismo de mal gusto. [ (1)]
Los zoológicos -TODOS- son obsoletos, anacrónicos y pasados de moda. No aprenden nada bueno los visitantes, no aprenden nada nuevo los científicos. Sufren los animales y refuerza el morbo en las personas.
El PARTIDO ANIMALISTA manifiesta que este asunto no debe analizarse, en primera instancia, con criterios legales y/o sanitarios. Primero debe hacerse un balance MORAL. La Costa Rica que deseamos, soñamos y dejaremos.
¡Un zoológico es un zoológico! No importa el tamaño de sus jaulas, encierros o celdas. Existen muy pocas razones que justifiquen encarcelar a un animal silvestre. Y ninguna es aplicable en la situación costarricense.
La única que puede tener alguna validez, es la mejoría en bienestar y calidad de vida de un animal no humano en particular. Ese factor positivo debe ser analizado respecto al valor negativo de un zoológico para la sociedad humana.
Los centros de rescate o los refugios, no reciben visitantes y por lo tanto no tienen sistema de cobro para entrar.

A pesar de su supuesta preocupación hacia los animales, los zoológicos son más bien “colecciones” de animales interesantes: no son refugios ni hogares para los animales.
Incluso bajo las mejores condiciones es imposible duplicar o acercarse a crear algo similar al verdadero hábitat en que éstos viven. A los animales se les impide realizar la mayoría de los comportamientos que para ellos son innatos y vitales como correr, volar, escalar o acompañarse de otros compañeros de especie.
Los zoológicos sólo enseñan al público que es aceptable interferir y mantener en cautiverio a los animales, a pesar de su aburrimiento, hacinamiento, soledad y privación de las más elementales maneras naturales de su especie.
Los zoológicos dicen brindar oportunidades de educación, pero la mayoría de los visitantes pasan sólo unos minutos en cada lugar de cautiverio, buscan entretenimiento no pretenden formarse.
Salgamos del engaño sobre el valor educativo que se le da solamente por mostrar a un animal encerrado. Los animales silvestres pertenecen a la naturaleza, no deben estar encarcelados. En un zoológico sufren física y mentalmente por la falta de libertad que el cautiverio les impone.
Es una situación de “perder-perder”. Perdemos las personas y pierden los animales.

ANTERIOR  ÍNDICE   SIGUIENTE 

 

NOTAS

 

1. LA LEY DE CONSERVACIÓN DE VIDA SILVESTRE Y SUS REFORMAS, LEY Nº 7317, DE 30 DE OCTUBRE DE 1992,
establece que los Centros de Rescate, para evitar la “mascotización” del animal silvestre (contacto con el ser humano, que
provoca variaciones en la dieta y ambiente, estimula la pérdida de conductas instintivas inherentes a su naturaleza,
deteriora su comportamiento social, su salud y perjudica su calidad de vida) y aumentar la tasa de reinserciones exitosas,
no deben recibor visitas, no deben abiertos al público, ni pueden cobrar para entrar.