+(506) 8747-7227 | +(506) 8747-PACR info@animalista.cr

 

ASAMBLEA LEGISLATIVA DE LA

REPÚBLICA DE COSTA RICA

PROYECTO DE LEY

MODIFICACIÓN PARCIAL DE LA LEY DE CONSERVACIÓN DE

LA VIDA SILVESTRE, N.° 7317, DE 7 DE DICIEMBRE DE1992,

Y SUS REFORMAS, PROHIBICIÓN DE ZOOLÓGICOS

VARIOS SEÑORES DIPUTADOS

EXPEDIENTE N.º 20.267

DEPARTAMENTO DE SERVICIOS

PARLAMENTARIOS

PROYECTO DE LEY

 

MODIFICACIÓN PARCIAL DE LA LEY DE CONSERVACIÓN DE

LA VIDA SILVESTRE, N.° 7317, DE 7 DE DICIEMBRE DE 1992,

Y SUS REFORMAS, PROHIBICIÓN DE ZOOLÓGICOS

Expediente N.° 20.267

ASAMBLEA LEGISLATIVA:
“Ningún costarricense en el futuro debe conocer un zoológico con las características de reclusión tradicionales.” Nuestro país se ha caracterizado por una  protección amplia y profunda de nuestra flora y fauna silvestre. No obstante, todavía en la actualidad persisten formas particulares de brindar atención y protección a los animales silvestres o exóticos que no son tan loables y que más bien pareciera que en lugar de cuidar a los animales lo que hacemos es exhibirlos comercialmente en detrimento de sus condiciones básicas de estancia y calidad de vida. 

En el caso particular de Costa Rica, somos suscriptores de la Convención sobre el
Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES)
desde junio de 1975, hace casi 42 años. Desde esa fecha reconocemos que la fauna y
flora silvestres en sus numerosas, bellas y variadas formas constituyen un elemento
irremplazable de los sistemas naturales de la tierra y que deben ser protegidas para esta
generación y las venideras.

 

En los países de primer mundo han venido corrigiendo la forma de mirar y atender a los
animales silvestres y los que se encuentran en algún grado de peligro. Una de las
salvaguardas ambientales que se han puesto en marcha es la desaparición o el cambio
de modelo de gestión de los parques zoológicos.

 

La dinámica en la que operan los zoológicos, bajo una concepción tradicional de colección
de animales, dista mucho de lo que en realidad se le presenta a las personas. Los
zoológicos son esencialmente cárceles para los animales que ahí se encuentran.

 

Presentamos ante el público grupos de animales en una exhibición permanente bajo el
alero de una supuesta preocupación hacia ellos, los zoológicos se convirtieron en
pasarelas decadentes de animales maltratados y cuasi-abandonados, “no son refugios ni
hogares para los animales. Debemos reconocer que incluso bajo las mejores condiciones es
imposible duplicar o acercarse a crear algo similar al verdadero hábitat en que estos viven. A los
animales se les impide realizar la mayoría de los comportamientos que para ellos son innatos y
vitales como correr, volar, escalar o acompañarse de otros compañeros de especie
.”

 

Los zoológicos solo (enseñan) al público que es aceptable interferir y mantener en
cautiverio a los animales, a pesar de su aburrimiento, hacinamiento, soledad y privación
de las más elementales maneras naturales de su especie.

 

Virginia Mackenna, activista de Born Free (Nacido Libre) a favor de los animales en
cautiverio, resalta que “los animales salvajes pertenecen a la naturaleza, no deben estar
encarcelados en zoológicos… La libertad es un concepto precioso, y los animales salvajes sufren
física y mentalmente por la falta de libertad que el cautiverio les impone
.”

 

Costa Rica debe dar el paso hacia la eliminación de los zoológicos de forma absoluta
o, al menos si las condiciones de área, ubicación, presupuesto y acompañamiento técnico
lo permiten, hacer un cambio al modelo de gestión y se puedan convertir en sitios de
manejo de animales silvestres, pero ya no con las ataduras y privaciones que significa un
zoológico.

 

A través de los años, en los zoológicos se hacen esfuerzos para brindar oportunidades de
educación, pero la mayoría de los visitantes pasan solo unos minutos en cada lugar de
cautiverio, más que nada en busca de entretenimiento que de formación.

 

Ejemplos existen muchos, hay un caso de estudio en el Zoológico Nacional de los Estados
Unidos en donde en el transcurso de cinco veranos un guía siguió a más de 700 visitantes
del zoológico y encontró que “no importaba lo que estaba en cautiverio… las personas solo
miraban al animal como si fuese un simple papel mural
.” Se determinó que “los funcionarios
deben dejar de engañarse a sí mismos sobre el enorme valor educativo que se le da solamente por
mostrar a un animal detrás de una pared de vidrio, detrás de barrotes
.”

 

La mayoría de los recintos zoológicos son muy pequeños y en lugar de promover la
comprensión o respeto por los animales ofrecen solo un poco de información sobre su
alimentación, las distintas especies existentes y su entorno natural. La caza natural y los
rituales de apareamiento son prácticamente eliminados por su alimentación y las técnicas
con que regulan la reproducción natural. Los animales están muy limitados, carecen de
privacidad y tienen pocas oportunidades de estimulación mental o de ejercicio físico. Estas
condiciones suelen dar lugar a un comportamiento destructivo y anormal conocido como

zoocósis o psicosis de zoológico.

 

A nivel mundial existen estudios que claramente indican que animales como los osos
polares, leones, tigres y guepardos muestran claros signos de estrés y/o disfunción
psicológica en cautiverio y que el cuidado natural de los carnívoros debería ser
ampliamente mejorado y de no ser así deberían ser retirados de los zoológicos.

 

Muchas veces escuchamos que los zoológicos dicen trabajar por la protección de las
especies en peligro de extinción, lo que suena como un noble objetivo, pero por lo general
solo favorecen a los animales más famosos y populares de los zoológicos, porque atraen
multitudes y publicidad, el ejemplo en nuestro país es el león Kivú, prácticamente
desahuciado por las condiciones de restricción a las que fue sometido durante varios años
y que generó un marcado deterioro en su calidad de vida.

 

No queremos que en Costa Rica se repita otro “Kivú”, si bien en el pasado se le dio
protección y cuidado, lo cierto es que no es posible que un animal de esa naturaleza en
lugar de estar en las sabanas africanas lo tengamos en una jaula en Barrio Otoya de San
José.

 

Con el presente proyecto de ley proponemos hacer unas modificaciones a la Ley de
Conservación de la Vida Silvestre, una ley emitida en 1992 y que las últimas reformas
datan del año 2012.

 

Las modificaciones que presentamos son las siguientes:

 

a)

Prohibir de forma absoluta la creación de nuevos zoológicos públicos o
privados sean de carácter comercial o no, o ampliación de los zoológicos
existentes.

b)

Prohibir la renovación o sustitución de especímenes en los zoológicos
existentes.

c)

Prohibir la importación de animales exóticos o silvestres para ser recluidos en
los zoológicos.

d)

Prohibir la caza de animales silvestres destinados a dichos establecimientos.

e)

En dichos centros de reclusión animal únicamente se permitirá la renovación o
ampliación de la infraestructura física existente y que esté destina a la mejora
de las condiciones de reclusión de los animales que ya se encuentran en esos
sitios.

f)

Se elimina del concepto de “sitio de manejo de vida silvestre” la categoría
de “zoológico”, las demás categorías se mantienen, según lo que indica la
Ley de Conservación de la Vida Silvestre.

g)

Se establece una pena de multa de (10) a (30) salarios base a quien
constituya, opere o administre zoológicos
. En la actualidad el salario de
referencia tiene un monto de ¢ 257.650,00 razón por la que dichas multas
oscilarían de entre ¢ 2.576.500,00 a ¢ 7.729.500,00 y se ordenará el cierre
inmediato del sitio y la intervención del Sistema Nacional de Áreas de
Conservación para la protección y traslado de los animales a otros sitios
idóneos.

h)

Finalmente, se incorpora un nuevo transitorio que tiene como propósito
fundamental la protección de los animales que hoy día se ubican en
zoológicos, de manera que los zoológicos que operan en la actualidad tengan
un plazo de sesenta meses (5 años) para cerrar operaciones o, previa
autorización del Ministerio de Ambiente y Energía a través del Sistema
Nacional de Áreas de Conservación, cambiar el modelo de gestión a cualquier
otro de los contemplados dentro de los sitios de manejo de vida silvestre,
siempre y cuando las instalaciones y condiciones de la calidad de estancia de
los animales sea superior a la existente. El Sistema Nacional de Áreas de
Conservación regulará, acompañará y vigilará el proceso de cierre de los
zoológicos o de cambio de modelo en salvaguarda al interés superior de la
fauna que en ellos habitan.

 

Por las razones antes expuestas se presenta la siguiente iniciativa de ley.

LA ASAMBLEA LEGISLATIVA DE LA REPÚBLICA DE COSTA RICA

DECRETA:

 

MODIFICACIÓN PARCIAL DE LA LEY DE CONSERVACIÓN DE

LA VIDA SILVESTRE, N.° 7317, DE 7 DE DICIEMBRE DE 1992,

Y SUS REFORMAS, PROHIBICIÓN DE ZOOLÓGICOS

 

Artículo 1.- Adiciónese un artículo 27 bis a la Ley de Conservación de la Vida Silvestre,
N° 7.317, de 7 de diciembre de 1992, y sus reformas, que se leerá así:

Artículo 27 bis.- Se prohíbe de manera absoluta la creación
de nuevos zoológicos o ampliación de los zoológicos
existentes, así como la renovación o sustitución de
especímenes en los zoológicos existentes, la importación de
animales exóticos o silvestres para ser recluidos en
zoológicos. También queda prohibida la caza de animales
silvestres destinados a dichos establecimientos.

En dichos centros de reclusión animal únicamente se permitirá
la renovación o ampliación de la infraestructura física existente
y que esté destinada a la mejora de las condiciones de
reclusión de los animales que ya se encuentran en esos
sitios.”

 

Artículo 2.- Modifíquese el artículo 2 Ley de Conservación de la Vida Silvestre, N.° 7317,
de 7 de diciembre de 1992, y sus reformas, que se leerá así:

Artículo 2.- Para los efectos de esta ley se entiende por:

(…)

Sitio de manejo de vida silvestre: lugar o espacio que provee
diferentes grados de manejo y protección de la vida silvestre.
Incluye las siguientes categorías, zoocriadero, centro de
rescate, vivero, acuario, jardín botánico, herbario, museos
naturales, banco de germoplasma, exhibiciones y otras áreas
delimitadas para el manejo ex situ, con o sin fines
comerciales, con el objetivo de conservación, educación,
investigación, reproducción, reintroducción, restauración y
exhibición; quedan excluidos los jardines domésticos y
decorativos.”

 

Artículo 3.- Adiciónese un artículo 100 bis a la Ley de Conservación de la Vida Silvestre,
N.° 7317, de 7 de diciembre de 1992, y sus reformas, que se leerá así:

Artículo 100 bis.- Será sancionado con pena de multa de
diez (10) a treinta (30) salarios base quien para la protección
y traslado de los animales a otros sitios idóneos.”

 

Artículo 4.- Adiciónese un transitorio V a la Ley de Conservación de la Vida Silvestre, N.°
7317, de 7 de diciembre de 1992, y sus reformas, que se leerá así

Transitorio V.– Las disposiciones contempladas en el artículo
27 bis surtirán efecto doce meses después de la publicación
de esta ley. Los zoológicos que operan en la actualidad
tendrán un plazo de sesenta meses para cerrar operaciones
o previa autorización del Ministerio de Ambiente y Energía a
través del Sistema Nacional de Áreas de Conservación,
cambiar el modelo de gestión a cualquier otro de los
contemplados dentro de los sitios de manejo de vida silvestre,
siempre y cuando las instalaciones y condiciones de la calidad
de estancia de los animales sea superior a la existente. El
Sistema Nacional de Áreas de Conservación regulará,
acompañará y vigilará el proceso de cierre de los zoológicos
o de cambio de modelo en salvaguarda del interés superior de
la fauna que en ellos habitan.”

 

Rige a partir de su publicación.

 

Rafael Ortiz Fábrega Humberto Vargas Corrales
Gerardo Vargas Rojas Jorge Rodríguez Araya
DIPUTADOS

 

22 de febrero de 2017

 

NOTAS: Este proyecto cumplió el trámite de revisión de forma en el Departamento de Servicios
Parlamentarios.

 

Este proyecto no tiene comisión asignada.