+(506) 8747-7227 | +(506) 8747-PACR info@animalista.cr

El Informe definitivo sobre el bienestar animal

logo

El Informe definitivo sobre el bienestar animal

Descargar

El informe definitivo sobre el bienestar animal.

 

martes 4 de setiembre del 2018

 

Se calcula que hace más de 10.000 años que el ser humano cría animales para sacar provecho de ellos en forma de carne, leche, tejidos y otros materiales. La ganadería de hoy poco se parece a la de entonces, pero para muchos urbanitas, cuyo único contacto con una granja se remonta a las excursiones de los años escolares, la idea de una granja sigue siendo la de una casa, un establo y un corral en el campo donde un puñado de animales corretea por los prados verdes.

Pocas granjas cumplen con esa definición

Pocas granjas hoy cumplen con esa definición. La gran mayoría son más similares a una fábrica: grandes naves industriales en las que viven de media unos 3.000 animales, organizados en jaulas o corrales. Solo de esa forma pudieron criarse en 2016 en la Unión Europea 89 millones de cabezas bovinas, 147,2 millones de cerdos y 87,1 millones de ovejas.

Las granjas son hoy lugares automatizados, con flujos constantes de movimiento de animales, en los que la comida y el agua sale de dispensadores automáticos regulados con precisión. Se calcula cuánto tiempo y alimento hacen falta para que el cerdo o la vaca alcancen el peso ideal de la forma más eficiente para después trasladarlo al matadero y vender su carne. Al fin y al cabo, esto es un negocio y el ganadero quiere maximizar sus beneficios.

La idea resulta escalofriante para muchos ciudadanos que preferimos no saber de dónde sale la comida que llena los estantes del supermercado. Es fácil pensar que la de estos animales es una vida de miedo, sufrimiento y dolor.

 

No maltrates a quien te da de comer

Sin embargo, la industrialización de las granjas no debería significar que los animales que viven en ellas lo hagan en condiciones de maltrato. “Piensa que para un ganadero, los animales son sus recursos. Puede sonar frío, pero es así. Y nadie maltrata los recursos que le dan de comer”, explica Arancha Mateos, investigadora del Departamento de Bienestar Porcino de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos de la Universidad Politécnica de Madrid.

“Pocas granjas hoy cumplen con esa definición. La gran mayoría son más similares a una fábrica: grandes naves industriales en las que viven de media unos 3000 animales organizados en jaulas o corrales”

Pocas granjas hoy cumplen con esa definición. La gran mayoría son más similares a una fábrica: grandes naves industriales en las que viven de media unos 3.000 animales organizados en jaulas o corrales. “Siempre hay un descerebrado que es cruel con su ganado, pero eso no es ni mucho menos habitual por una cuestión ética pero también de lógica y economía”, añade la investigadora. También nos dice: “la calidad de vida de los animales de ganado influye en la velocidad a la que crecen y en el estado final de su carne”. La ciencia del bienestar animal (que no se centra solo en los de granja) ya es parte indispensable del esfuerzo general por mejorar la calidad de los alimentos, y cada vez se percibe un vínculo concreto más evidente entre ese bienestar animal y la seguridad alimentaria.

 

“Las amenazas al bienestar animal, incluyendo la inmunosupresión inducida por el estrés, la dispersión de patógenos en sus alimentos o las modificaciones genéticas pueden comprometer la salubridad y seguridad de los alimentos”, explica un capítulo publicado en la monografía Food Chain Quality de la editorial científica Woodhead Publishing. El texto continúa advirtiendo que “el crecimiento de la ganadería orgánica tiene sus propios desafíos en cuanto a bienestar animal y seguridad alimentaria en lo que se refiere a la seguridad de los animales, la prevalencia de enfermedades parasitarias y la presencia de residuos tóxicos en los alimentos producidos”. No hay por tanto una forma de ganadería, ni intensiva ni orgánica o ecológica, que esté libre de preocupaciones sobre el bienestar animal y la seguridad para el consumidor.

Libertades de los animales sintientes

Un bienestar que la Universities Federation for Animal Welfare, que impulsa el uso de herramientas científicas para asegurar y aumentar esa calidad de vida, concreta en lo que llama las cinco libertades de los animales sintientes, dentro de los que se incluyen todos los vertebrados, y por ello, todos los animales de granja.

1-Que estén libres de hambre y sed, asegurándoles el acceso a agua fresca y una dieta suficiente y apropiada para que mantengan su salud y su vigor.

2-Que estén libres de dolor, heridas y enfermedades, a través de la prevención y, si hace falta, el diagnóstico y el tratamiento rápido de sus dolencias.

3-Que estén libres de la incomodidad, dándoles un entorno apropiado que incluya un refugio y un área cómoda para descansar.

4-Que estén libres de miedo y estrés, asegurándoles condiciones y cuidados que eviten también el sufrimiento mental.

5-Que sean libres de expresar un comportamiento normal, dándoles espacio suficiente, instalaciones adecuadas y la compañía de otros animales de su especie.

¿Pero cómo afectan estos esfuerzos por mejorar la vida de los animales de granja al resultado de un empresario ganadero, que es al final quien debe considerar el invertir o no en estas mejoras?

 

 

Los animales tranquilos crecen mejor

El equipo de Mateos se dedica precisamente a responder esa pregunta. Como parte de sus investigaciones han participado en la construcción de una novedosa nave de bienestar porcino en Madrid, muy cerca de Moncloa, con la que persiguen un doble objetivo:

  • Por un lado, reducir las emisiones de amoniaco y otros desperdicios resultado de la actividad ganadera porcina, y por otro.
  • Analizar en qué circunstancias los cerdos viven mejor en las explotaciones intensivas y cómo eso afecta a su rendimiento.

“La composición nutricional de un filete es siempre casi la misma, independientemente de cómo haya vivido el animal o lo que haya comido, pero sus condiciones de vida influyen mucho en su ritmo de crecimiento, en su capacidad de reproducción y en su vulnerabilidad ante las enfermedades”, explica Mateos. El estrés de los animales, explica, es el principal enemigo de los ganaderos, entendiendo como estrés el malestar y la agitación general que los animales padecen cuando están enfermos, asustados o, sobre todo, pasan demasiado calor. “El estrés térmico les sienta fatal. Algo tan simple como que haga demasiado calor hace que no coman y no se muevan, y si no comen, no crecen”. Ocurre lo mismo con el miedo: los animales asustados se estresan, pueden ser agresivos y comen menos, lo cual supone menos crecimiento y, de nuevo, menos beneficios. Los científicos buscan nuevas y mejores formas de controlar ese estrés. El enfoque tradicional consiste en medir los niveles de determinadas hormonas, principalmente cortisol, unidos a determinados cambios de comportamiento e inmunológicos, pero a día de hoy se empiezan a considerar insuficientes estos métodos tradicionales y se recurre a modernas tecnologías de genómica y proteómica para identificar biomarcadores y mecanismos moleculares relacionados con el estrés.

Calidad de vida hasta el último momento

Existe un momento en especial en el que ganaderos y veterinarios ponen especial cuidado en evitar el sufrimiento de los animales y es en la antesala a su muerte. Las horas previas al sacrificio del ganado deben ser tranquilas para ellos, sin miedo, sin hambre, sin calor y sin dolor. Si estas circunstancias no se cumplen pueden sufrir el llamado estrés ante mortem, una circunstancia por la que cambios hormonales bruscos que afectan a la composición química de la sangre y del tejido muscular del animal.

 

En un estudio publicado en la revista Journal of Animal Science que analiza las opciones nutricionales para reducir este estrés se explica que “las respuestas fisiológicas al estrés ante mortem incluyen la deshidratación, el desequilibrio de los electrolitos, la disminución del glucógeno en el músculo y la destrucción de grasa y proteínas”. Hay que considerar que todo lo que ocurre entre las 24 y las 48 horas previas a la matanza tiene un potencial efecto económico sobre el negocio del ganadero, que va desde una disminución de peso del animal todavía vivo hasta problemas de calidad de la carne a posteriori, identificados con las siglas DFD (dark, firm and dry u oscura, dura y seca) o PSE (pale, soft and exudative o pálida, blanda y exudativa), que hará que esta valga mucho menos cuando llegue al mercado. En un entorno en el que los consumidores cada vez imponen más el criterio ético a sus decisiones alimentarias, tratar bien al ganado es una cuestión económica. No se trata de demonizar al sector ganadero y su industrialización, sin la que difícilmente sería posible alimentar a una sociedad acostumbrada a comer más carne de la que debería, sino de estudiar cómo hacer que la vida de esos animales sea lo más apacible y feliz posible.

Estrategia Mundial para el Bienestar Animal

Descargar

París, 24 de mayo de 2017.

La primera estrategia mundial de bienestar animal fue adoptada por los Países Miembros de la OIE. Desarrollada a partir de las experiencias y los resultados de las estrategias y plataformas regionales de Bienestar Animal ya implementadas en todo el mundo, esta estrategia apunta a

“Un mundo en el que el bienestar de los animales se respete, promueva y avance, de manera que complemente la búsqueda de la sanidad animal, el bienestar humano, el desarrollo socioeconómico y la sostenibilidad del medio ambiente”.

Por primera vez, este tema se abordó en la 4ta Conferencia Mundial de la OIE sobre Bienestar Animal (Guadalajara, México, diciembre de 2016).

En particular, la estrategia recomienda el establecimiento de un nuevo foro que brinde una plataforma para el diálogo entre los expertos técnicos y las partes interesadas. Esta plataforma proporcionará una oportunidad para participar en el programa de trabajo de la OIE sobre bienestar animal

La estrategia se articula en los siguientes cuatro pilares:

 

1-   Desarrollo de las normas internacionales de bienestar animal,
basadas en la ciencia y en la experiencia en el terreno.
Actualmente, se avanza en la elaboración de normas relativas al
bienestar animal en los sistemas de producción de cerdos y el
sacrificio de los reptiles criados por sus pieles y su carne;
 2-  Mejora del refuerzo de las capacidades y la formación de los
servicios veterinarios;
 3-  Comunicación con los gobiernos y las organizaciones nacionales e
internacionales, los servicios veterinarios, las instituciones
educativas y el público en general para mejorar el conocimiento
sobre bienestar animal;
4-   Implementación progresiva de las normas de bienestar animal de
la OIE y de sus políticas correspondientes.

Click para ver la estrategia BA

Ley de bienestar animal: 7451

Descargar

No 7451

Actualizado al 26 de junio del 2017

 

Exposición de Motivos
 

Debido a la creciente sensibilidad a nivel nacional e internacional con respecto a la utilización de los animales, la Profesión Médico Veterinaria propone un marco jurídico moderno donde se abarquen las materias de ETOLOGÍA y BIENESTAR. La Filosofía Veterinaria relacionada con estos dos conceptos puede definirse de la siguiente manera:

La ETOLOGÍA pone énfasis en los conocimientos fundados en la ciencia. Su propósito es clarificar las necesidades animales que pueden ser satisfechas para evitarles sufrimiento. Con este conocimiento se pueden tratar los animales de una mejor forma. Solamente con un manejo y cuidado que procure el mejor BIENESTAR, el animal puede expresar su potencial adecuadamente. ¡¡ Este es también un enfoque ético !!

El ser humano es la especie responsable del medio ambiente, incluyendo a las otras especies. Modernamente no se acepta el enfoque en el que los animales tienen derechos específicos como entidad propia, pues carecen de la capacidad para reclamarlos. Más bien el punto de vista, es que el hombre es responsable del BIENESTAR animal. Este enfoque beneficia más a los animales, que el principio de promover derechos de estos últimos.

En la investigación moderna los experimentos con animales, en ciertos casos son inevitables. Se deben promover opciones a los experimentos con animales y controlar los experimentos con los mismos cuando se vea afectado su BIENESTAR, procurándose el mantenimiento de condiciones óptimas. En consecuencia el experimento deberá ser planeado científicamente y no duplicado innecesariamente.

 

Dr. Yayo Vicente

PRESIDENTE

Colegio de Médicos Veterinarios

 

La Gaceta Nº 236, del 13 de diciembre de 1994

 

Nº 7.451

LA ASAMBLEA LEGISLATIVA DE LA REPÚBLICA DE COSTA RICA

 

DECRETA :

 

LEY DE BIENESTAR DE LOS ANIMALES

y sus reformas

 

CAPÍTULO I
Disposiciones Generales

 

Artículo 1.– VALORES. La familia y las instituciones educativas fomentarán, en niños y jóvenes, los valores que sustentan esta Ley. De manera particular se enfatizará en los siguientes:

 

a. La conciencia de que los actos crueles y de maltrato contra los animales lesionan la dignidad humana.
b. El fomento del respeto por todos los seres vivos.
c. La conciencia de que la compasión por los animales que sufren dignifica al ser humano.
d. El conocimiento y la práctica de las normas que rigen la protección de los animales.

 

Artículo 2.– ÁMBITO DE COMPETENCIA. Los animales gozarán de los
beneficios estipulados en esta Ley y su Reglamento.

 

CAPÍTULO II
Bienestar de los Animales

 

Artículo 3.– CONDICIONES BÁSICAS. Las condiciones básicas para el
bienestar de los animales son las siguientes:

 

a. Satisfacción del hambre y la sed.
b. Posibilidad de desenvolverse según sus patrones normales de comportamiento.
c. Muerte provocada sin dolor y, de ser posible, bajo supervisión profesional.
d. Ausencia de malestar físico y dolor.
e. Preservación y tratamiento de las enfermedades.

 

Artículo 4.– TRATO A LOS ANIMALES SILVESTRES. Los animales silvestres deberán gozar, en su medio, de una vida libre y tener la posibilidad de reproducirse. La privación de su libertad, con fines educativos,
experimentales o comerciales, deberá producirles el mínimo daño posible y estar acorde con la legislación vigente, sin perjuicio de lo dispuesto en la Ley de conservación de la vida silvestre Nº 7317 del 30 de octubre de 1992.

Artículo 5.– TRATO A LOS ANIMALES PRODUCTIVOS. El propietario o el poseedor de animales productivos deberá velar porque vivan, crezcan y se desarrollen en un ambiente apropiado.

Cuando el hombre modifique el ambiente, además de procurar la productividad, deberá tomar en cuenta el bienestar y las condiciones apropiadas de vida de estos animales.

Asimismo, deberá cuidar que los animales productivos que se destinen al consumo humano sean transportados en condiciones convenientes. Deberán sacrificarse con la tecnología adecuada, según la especie, para reducirles el dolor al mínimo.

Artículo 6.– TRATO A LOS ANIMALES DE TRABAJO. Los animales de trabajo deberán recibir buen trato, contar con el reposo necesario y una alimentación reparadora, conforme a la labor que realicen.

Artículo 7.– TRATO A LOS ANIMALES DE COMPAÑÍA. Los dueños o responsables de los animales de compañía deberán de cumplir con las siguientes obligaciones:

 

a. Garantizarles condiciones vitales básicas y manejo apropiado según las buenas prácticas de seguridad, para evitar riesgos y daños a la integridad, la salud pública y la salud pública veterinaria.
b. Mantener los espacios destinados a su hábitat en condiciones apropiadas de higiene, con el fin de prevenir la propagación de enfermedades.
c. Recoger y depositar, en lugares apropiados, los desechos fecales de los animales de compañía que sean arrojados en las aceras, los parques, las calles, los jardines públicos, las playas y demás lugares públicos.
d. Los dueños o responsables de los animales de compañía deberán cumplir con los requerimientos establecidos en esta ley y con las normas de salud públicas y veterinaria, además de contar con lugares con lugares apropiados de espacio e higiene, con el propósito de no propagar enfermedades. De igual forma, cuando las mascotas circulan por las vías públicas, los respectivos dueños o responsables deberán tomar medidas de seguridad con los mecanismos correspondientes.

Ver Nota N° [ (1)]

Artículo 8.– TRATO A LOS ANIMALES DE EXHIBICIÓN. Los animales de los zoológicos deberán exhibirse, alimentarse y mantenerse en las condiciones adecuadas a cada especie.

Artículo 9.– TRATO PARA LOS ANIMALES UTILIZADOS EN DEPORTES O ESPECTÁCULOS PÚBLICOS. Los animales utilizados en deportes o espectáculos públicos no deberán someterse, a la disciplina respectiva, bajo el efecto de ninguna droga o medicamento perjudicial para su salud e integridad; tampoco deberán ser forzados más allá de su capacidad ni deberán utilizarse objetos que puedan dañar su integridad física.

Ver Nota N° [ (2)]

 

CAPÍTULO III
Experimento con Animales

Artículo 10.– EXPERIMENTOS. En los experimentos con animales, el investigador deberá velar porque se cumpla con lo siguiente:

 

a. Antes de la experimentación, deberá ponderarse si el experimento beneficia la salud humana, la animal o el progreso de los conocimientos biológicos.
b. Los animales seleccionados deberán ser de la especie adecuada y su número no deberá exceder el mínimo necesario para obtener resultados científicamente válidos.
c. Los investigadores y el resto del personal deberán tratar a los animales con atención y cuidado, evitándoles o reduciéndoles el dolor al mínimo.
d. Antes de la manipulación de un animal que pueda resultar dolorosa, deberá brindársele sedación, analgesia o anestesia, según las prácticas veterinarias aceptadas.
e. Al final del experimento o durante él, si es necesario, se le dará muerte sin dolor al animal que, de quedar con vida, padecería dolores agudos o crónicos, trastornos, molestias o discapacidades irreversibles.
f. Los animales sometidos a experimentos deberán mantenerse en condiciones vitales óptimas. Los bioterios serán regentados por personal capacitado en la materia. Siempre que se necesite, se procurará brindarles atención medico veterinaria.
g. El responsable de toda institución, pública o privada, que utilice animales parra experimentos, deberá cerciorarse de que los investigadores posean la experiencia necesaria para realizarlos. En la medida de lo posible, deberán ofrecer oportunidades de formación a los investigadores, para conducir adecuadamente esos experimentos.

Artículo 11.– EXPERIMENTACIÓN ALTERNATIVA. Antes de utilizar un animal para la experimentación deberán intentarse, siempre que sean apropiados, otros métodos, como los basados en modelos matemáticos, la simulación por computador y el empleo de sistemas biológicos in vitro.

Siempre que el experimento y las condiciones lo permitan, se utilizarán animales del nivel más bajo posible en la escala zoológica.

Artículo 12.– CONDICIONES PARA LOS EXPERIMENTOS. Los experimentos con animales deberán registrarse en el Ministerio de Ciencia y Tecnología, salvo los casos estipulados en la Ley de conservación de vida silvestre Nº 7317, del 30 de octubre de 1992.

Ese Ministerio vigilará porque tales investigaciones se realicen de acuerdo con los criterios establecidos en esta Ley.

Una vez realizado el registro del experimento respectivo, ante el Ministerio de Ciencia y Tecnología y Telecomunicaciones, se deberá notificar al Servicio de Salud Animal para lo que corresponda, de acuerdo con sus competencias contenidas en la Ley N° 8.495, Ley General del Servicio Nacional de Salud
Animal, de 6 de abril de 2006.

Ver Nota N° [ (3)]

Artículo 13.– EXPERIMENTOS ILEGALES. Los experimentos que no se ajusten a la presente Ley y su Reglamento, podrán ser denunciadas por cualquier persona, física o jurídica, ante el Ministerio de Ciencia y
Tecnología, a fin de que se suspendan. No podrán reiniciarse hasta que el responsable ofrezca las garantías del caso a ese Ministerio.

 

CAPÍTULO IV
OBLIGACIONES DE LOS PROPIETARIOS O POSEEDORES DE
ANIMALES

Artículo 14.– RESPONSABLES. Los propietarios o poseedores de animales serán los responsables de velar porque se beneficien con la aplicación de las condiciones básicas dictadas en esta Ley.

Artículo 15.– PROHIBICIONES. Se prohíbe la cría, la hibridación y el adiestramiento de animales con el propósito de aumentar su peligrosidad.

Asimismo, se prohíbe que los responsables de animales de cualquier especie promuevan peleas entre ellos.

Artículo 15 bis.– ESPECTÁCULOS CON ANIMALES. Se permiten los espectáculos públicos o privados con animales, que cumplan con las disposiciones del Ministerio de Salud y del Ministerio de Agricultura y Ganadería, para protección de las personas y de los animales.

Ver Nota N° [ (4)]

Artículo 16.– MEDIDAS VETERINARIAS OBLIGATORIAS. Los propietarios o los poseedores de animales deberán cumplir con las medidas veterinarias declaradas de acatamiento obligatorio, de conformidad con los Artículos 184 y siguientes de la Ley General de Salud Nº 5395, del 30 de octubre de 1973 y sus reformas.

Artículo 17.– TRATO A LOS ANIMALES PELIGROSOS. Los propietarios o los poseedores de animales peligrosos deberán mantenerlos en condiciones adecuadas de salubridad y seguridad, que eviten los riesgos
para la salud y la seguridad de las personas. De incumplirse con estas condiciones, el Ministerio de Salud les considerará animales nocivos.

 

CAPÍTULO V
Animales Nocivos

 

Artículo 18.– DETERMINACIÓN DE LA NOCIVIDAD. Para efectos de esta Ley, el Ministerio de Salud o el Ministerio de Agricultura y Ganadería determinará cuáles animales se considerarán nocivos. También se incluirán dentro de esta categoría, las mascotas, los animales productivos y los de trabajo que deambulen por vías y sitios públicos.

Artículo 19.– ADOPCIÓN O REMATE DE ANIMALES. Las autoridades administrativas deberán llevar los animales mencionados en los dos Artículos anteriores a albergues o al fondo municipal para ser adoptados o rematados. En estos casos, se concederá un plazo de tres días hábiles al propietario o al poseedor para reclamar sus derechos. Si quince días hábiles después de vencido ese plazo, no se ha verificado la adopción ni el remate, deberá dárseles muerte sin sufrimiento.

Durante la permanencia en el albergue o el fondo municipal, a los animales deberá brindárseles atención y asistencia médico veterinaria, como se establece en la Ley de regulación de la tenencia y matrícula de perros Nº 2391, del 2 de julio de 1959.

Artículo 20.– CONDICIONES DE ALBERGUES Y FONDOS MUNICIPALES. En la medida de lo posible, todo albergue o fondo municipal parra animales deberá contar con la dirección técnica y científica, que garantice los tratamientos y los cuidados convenientes así como la muerte sin dolor mediante supervisión profesional.

 

CAPÍTULO VI
Sanciones

Artículo 21.– Se impondrá sanción administrativa de multa de un cuarto a medio salario base, de acuerdo con el artículo 2 de la Ley N° 7.337, de 5 de mayo de 1993, según la gravedad de la infracción, a quien:

 

a. Con el fin de promover peleas entre animales, promueva o realice la cría. La hibridación o el adiestramiento de animales para aumentar su peligrosidad.
b. Viole las disposiciones sobre experimentación, estipuladas en el capítulo III de esta ley.
c. No cumpla las condiciones básicas para el bienestar básicas para el bienestar de los animales, estipuladas en el artículo 3 de esta ley.
d. No cumpla con las obligaciones y las disposiciones normativas establecidas en los artículos 4, 5, 6, 7, 8, 9, 16, y 17 de esta ley.

Esta sanción administrativa se impondrá sin perjuicio de las sanciones civiles y penales que se deriven de estas conductas.

Ver Nota N° [ (5)]

Artículo 21 bis.– ACTIVIDADES EXCEPTUADAS. Se exceptúan de la aplicación de las sanciones previstas en el artículo 21 de la presente ley, las siguientes actividades:

 

a. Las pesqueras y acuícolas reguladas por la Ley N° 7.384, Creación del Instituto Costarricense de Pesca y Acuicultura (INCOPESCA), de 16 de marzo de 1994 y la Ley N° 8.436, Ley de Pesca y Acuicultura, de 1 de marzo de 2005.
b. Las agropecuarias o zootécnicas o ganaderas o veterinarias reguladas de acuerdo con la Ley N° 8.495, Ley General del Servicio Nacional de Salud Animal, de 6 de abril de 2006.
c. Las de fines de mejoramiento de control sanitario o fitosanitario, marcación, control reproductivo o higiene de la respectiva especie.
d. Las que se realicen por motivos de piedad.
e. Las que se efectúen por motivo de resguardo de cultivos de cultivos o terrenos productivos.
f. Las que tengan fines de investigación, de conformidad con lo regulado en el capítulo III de esta ley.
g. Las que se realicen con el fin de resguardar la salud pública y la salud pública veterinaria.
h. Los espectáculos públicos o privados con animales, de conformidad con la legislación vigente.

Ver Nota N° [ (6)]

Artículo 22.– RESPONSABILIDADES CIVILES. Al propietario o poseedor le corresponden las responsabilidades civiles por los daños y perjuicios causados por el animal bajo su vigilancia y cuidado, conforme a lo dispuesto en los Artículos 1045, 1046 y 1048 del Código Civil.

 

CAPÍTULO VII
Disposiciones Finales

Artículo 23.– DEBERES DE LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA. Por medio de sus dependencias técnicas competentes, la administración pública determinará si no se le brindan a un animal las condiciones básicas
establecidas en la Ley. Además, deberá oír a las organizaciones protectoras de animales, cuando formulen denuncias.

Artículo 24.– REGLAMENTACIÓN. El Poder Ejecutivo reglamentará la presente Ley en un plazo máximo de sesenta días a partir de su publicación.

Artículo 24 bis.– RECAUDACIÓN Y DESTINO DE MULTAS. Las multas que se recauden, por incumplimiento de las obligaciones establecidas en el artículo 7 de la presente ley, serán trasladadas al Servicio nacional de Salud Animal (SENASA) y serán destinadas a las labores de educación, control y
fiscalización de las obligaciones allí establecidas. El Servicio podrá establecer convenios con las municipalidades, para asegurar las labores de vigilancia, educación y fiscalización.

Ver Nota N° [ (7)]

Artículo 24 ter.– PLAZO PARA EL PAGO DE MULTAS. Las sanciones pecuniarias establecidas en la presente ley, deben pagarse en un máximo de treinta días hábiles a partir de su firmeza.

Ver Nota N° [ (8)]

Artículo 24 quáter.– PROCEDIMIENTO ADMINISTRATIVO. Todos los procedimientos sancionatorios de esta ley se tramitarán ante el Tribunal de Procedimiento Administrativo Sancionador, creado en la Ley N° 8.495, Ley General del Servicio Nacional de Salud Animal, de 6 de abril de 2006.

Ver Nota N° [ (9)]

Artículo 25.– VIGENCIA. Rige a partir de su publicación

COMISIÓN LEGISLATIVA PLENA PRIMERA. Aprobado el anterior proyecto el día veintiséis de octubre de mil novecientos noventa y cuatro.

 

Sandra Piszk FeinzilberPresidenta Álvaro Azofeifa AstúaSecretario

ASAMBLEA LEGISLATIVA.- San José, a los tres días del mes de noviembre de mil novecientos noventa y cuatro.

COMUNÍQUESE AL PODER EJECUTIVO

Alberto F. CañasPresidente
Juan Luís Jiménez SuccarPrimer Secretario Mario A. Álvarez G.Segundo Secretario

Dado en la Presidencia de la República.- San José, a los diecisiete días del mes de noviembre de mil novecientos noventa y cuatro.

EJECÚTESE Y PUBLIQUESE

JOSÉ MARÍA FIGUERES OLSEN.–. Los Ministros de Salud, Herman Weinstok W. y de Agricultura y Ganadería, Mario Carvajal Herrera.–I a-C-220.–(55829)

NOTAS

1. Así modificado por el artículo 1 de la Ley N° 9.458, “REFORMAS DE LA LEY N° 4.573, CÓDIGO PENAL, DE 4 DE MAYO DE 1970 Y REFORMAS Y DE LA LEY N° 7.451, BIENESTAR ANIMAL DE LOS ANIMALES, DE 16 DE NOVIEMBRE DE 1994, publicada en La Gaceta N° 120, Alcance N° 152 del 26 de junio del 2017. (Expediente Legislativo N° 18.625)

2. Así modificado por el artículo 108 de la “LEY GENERAL DEL SERVICIO NACIONAL DE SALUD ANIMAL”, N° 8.495 de 6 de abril del 2006.

3. Así modificado por el artículo 1 de la Ley N° 9.458, “REFORMAS DE LA LEY N° 4.573, CÓDIGO PENAL, DE 4 DE MAYO DE 1970 Y REFORMAS Y DE LA LEY N° 7.451, BIENESTAR ANIMAL DE LOS ANIMALES, DE 16 DE NOVIEMBRE DE 1994, publicada en La Gaceta N° 120, Alcance N° 152 del 26 de junio del 2017. (Expediente Legislativo N° 18.625)

4. Así adicionado por el artículo 1 de la Ley N° 9.458, “REFORMAS DE LA LEY N° 4.573, CÓDIGO PENAL, DE 4 DE MAYO DE 1970 Y REFORMAS Y DE LA LEY N° 7.451, BIENESTAR ANIMAL DE LOS ANIMALES, DE 16 DE NOVIEMBRE DE 1994, publicada en La Gaceta N° 120, Alcance N° 152 del 26 de junio del 2017. (Expediente Legislativo N° 18.625)

5. El artículo 21 fue ABROGADO por Sentencia de la Sala Constitucional N° 2002-08861, de las catorce horas con treinta y nueve minutos del once de setiembre del dos mil dos) por considerarlo contrario a los principios del debido proceso, tipicidad, igualdad, razonabilidad y proporcionalidad.

 

La Sala IV señaló que la sola existencia de una sanción fija, que no permita al juez individualizar en cada caso concreto, de conformidad con las reglas que establece el artículo 71 del Código Penal, es violatoria del principio de proporcionalidad. Y es que en toda ley debe haber rangos, de tantos a tantos salarios mínimos, de tantos a tantos años de prisión para que el juez pueda condenar de acuerdo a la gravedad del acto cometido.

 

Fue necesario recurrir a una nueva ley, para restituir las sanciones, lo que se hizo con el artículo 1 de la Ley N° 9.458, “REFORMAS DE LA LEY N° 4.573, CÓDIGO PENAL, DE 4 DE MAYO DE 1970 Y REFORMAS Y DE LA LEY N° 7.451, BIENESTAR ANIMAL DE LOS ANIMALES, DE 16 DE NOVIEMBRE DE 1994, publicada en La Gaceta N° 120, Alcance N° 152 del 26 de junio del 2017. (Expediente Legislativo N° 18.625)

6. Así adicionado por el artículo 1 de la Ley N° 9.458, “REFORMAS DE LA LEY N° 4.573, CÓDIGO PENAL, DE 4 DE MAYO DE 1970 Y REFORMAS Y DE LA LEY N° 7.451, BIENESTAR ANIMAL DE LOS ANIMALES, DE 16 DE NOVIEMBRE DE 1994, publicada en La Gaceta N° 120, Alcance N° 152 del 26 de junio del 2017. (Expediente Legislativo N° 18.625)

7. Así adicionado por el artículo 1 de la Ley N° 9.458, “REFORMAS DE LA LEY N° 4.573, CÓDIGO PENAL, DE 4 DE MAYO DE 1970 Y REFORMAS Y DE LA LEY N° 7.451, BIENESTAR ANIMAL DE LOS ANIMALES, DE 16 DE NOVIEMBRE DE 1994, publicada en La Gaceta N° 120, Alcance N° 152 del 26 de junio del 2017. (Expediente Legislativo N° 18.625)

8. Así adicionado por el artículo 1 de la Ley N° 9.458, “REFORMAS DE LA LEY N° 4.573, CÓDIGO PENAL, DE 4 DE MAYO DE 1970 Y REFORMAS Y DE LA LEY N° 7.451, BIENESTAR ANIMAL DE LOS ANIMALES, DE 16 DE NOVIEMBRE DE 1994, publicada en La Gaceta N° 120, Alcance N° 152 del 26 de junio del 2017. (Expediente Legislativo N° 18.625)

9. Así adicionado por el artículo 1 de la Ley N° 9.458, “REFORMAS DE LA LEY N° 4.573, CÓDIGO PENAL, DE 4 DE MAYO DE 1970 Y REFORMAS Y DE LA LEY N° 7.451, BIENESTAR ANIMAL DE LOS ANIMALES, DE 16 DE NOVIEMBRE DE 1994, publicada en La Gaceta N° 120, Alcance N° 152 del 26 de junio del 2017. (Expediente Legislativo N° 18.625)

Decreto #26668-MICIT bienestar de los animales

Descargar en pdf

La Gaceta Nº 44, 4 de marzo de 1998

Nº 26.668-MICIT

 

Reglamento a los Artículos 3, 10, 11, 12 y 13 de la
Ley para el Bienestar de los Animales, Nº 7451

 

EL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA

Y EL MINISTRO DE CIENCIA Y TECNOLOGÍA

 

En uso de las atribuciones que les confiere el articulo 140 de la Constitución Política en
sus incisos 3) y 18); y con fundamento en la “Ley de Promocion del Desarrollo Cientifico
y Tecnologico” número 7169, del 26 de junio de 1990, y la “Ley de Bienestar de los
Animales” número 7451 del 13 de diciembre de 1994,

 

Considerando:

 

1.— Que el desarrollo científico y tecnológico tiene el propósito de conservar para las
futuras generaciones los recursos naturales del país y garantizarle al
costarricense una mejor calidad de vida y bienestar así como un mejor
conocimiento de sí mismo y de la sociedad.
2.— Que en este sentido la habilidad de científicos biomédicos para aumentar el
bienestar del hombre y de los animales depende directamente de los avances
realizados gracias a la investigación mucha de la cual requiere el uso de
animales de experimentación.
3.— Que en general los experimentos con animales han jugado un papel crucial en
el desarrollo de los modernos tratamientos médicos.
4.— Que por otra parte aunque la investigación siempre ha demandado condiciones
de libertad por lo que requiere un alto grado de autonomía para que el científico
siga líneas de investigación específicas e independientes esta libertad no da
licencia para pasar por alto patrones éticos elementales además de las razones
técnicas dirigidas a asegurar una experimentación confiable y reproducible.
5.—

Que de acuerdo a la “Ley de Bienestar de los Animales” numero 7451 del trece
de diciembre de mil novecientos noventa y cuatro corresponde al Ministerio de
Ciencia y Tecnología el velar por el cumplimiento de las disposiciones contenidas
en esta ley específicamente a lo referido a animales de experimentación.

 

Por tanto

DECRETAN:

 

Reglamento a los Artículos 3, 10, 11, 12 y 13 de la
Ley para el Bienestar de los Animales, Nº 7451



Artículo 1.— Toda actividad científica o tecnológica que se realice en el territorio nacional en la que se utilicen de una u otra
forma animales vivos, deberán registrarse en el Ministerio de Ciencia y Tecnología, llenando el formulario que al efecto se
entregara en las oficinas de dicha institución denominado “FORMULARIO DE REGISTRO PARA UTILIZACIÓN DE
ANIMALES DE LABORATORIO”. Se exceptúan los casos estipulados en la ley de conservación de vida silvestre numero
7317 del 30 de octubre de mil novecientos noventa y dos.

 

Artículo 2.— Respecto de las condiciones básicas, así como las demás que han de tenerse en cuenta para la experimentación con animales, los investigadores deberán acatar lo establecido en la “GUIA PARA EL CUIDO Y USO DE ANIMALES DE LABORATORIO”, la cual desarrolla las disposiciones establecidas en la ley 7451, y junto con estas, serán de acatamiento obligatorio para los investigadores que hagan uso de animales en sus experimentos. Dicha guía será entregada junto con el formulario de registro.

Artículo 3.— Se crea el Comité Técnico Nacional Sobre la Utilización de Animales de Laboratorio, el cual funcionara (sic) como órgano consultivo técnico del Ministerio de Ciencia y Tecnología en materia de fiscalización e investigación de denuncias presentadas ante este Ministerio. 

Artículo 4.— El Comité estará integrado de la siguiente manera:

 

a) Un representante del Ministerio de Ciencia y Tecnología, quien preside.
b) Un representante de la Sociedad Mundial para la Protección Animal (WSPA).
c) Un representante de la Asociación Centroamericana, del Caribe y Mexicana
de Animales de Laboratorio de Costa Rica (ACCMAL)

 

Los miembros serán designados por los respectivos organismos y sus funciones serán, entre otras, la de asesorar al Ministerio de Ciencia y Tecnología en la materia, emitir dictámenes técnicos, colaborar en la fiscalización de todas las actividades registradas,
mantener informado al Ministerio de los cambios que a nivel internacional se susciten respecto del uso y cuido de los animales de laboratorio, principalmente aquellos tendientes a los usos alternativos.

Artículo 5.— El Ministerio llevará a cabo inspecciones periódicas para verificar el cumplimiento de las disposiciones incluidas en la Guía. En caso de detectarse alguna anomalía o de comprobarse el incumplimiento de una disposición, se procederá a la suspensión temporal del experimento, todo de conformidad con las leyes aplicables.

 

Artículo 6.— El Ministerio llevará un registro de todos los experimentos que sean presentados, así como una base de datos en la que consten las fechas de inicio y vencimiento, las posibles denuncias que se presenten en contra de un proyecto, además
de todos los demás datos que sean necesarios para verificar las condiciones requeridas por la ley 7451, este reglamento y la guía. El Ministro deberá designar al funcionario que estará a cargo de dicho registro.

 

Artículo 7.— Respecto al establecimiento de sanciones, éstas deberán imponerse respetando los procedimientos establecidos en la Ley General de la Administración Pública.

 

Artículo 8.— Rige a partir de su publicación.