+(506) 8747-7227 | +(506) 8747-PACR info@animalista.cr

¿Cuántos Gatos debemos Castrar para Estabilizar el Crecimiento de la Población?

Descargar

¿Cuántos Gatos debemos Castrar para Estabilizar el
Crecimiento de la Población?
[ (1)], [ (2)], [ (3)]

La Dra. Margaret Slater, de la ASPCA [ (4)], Directora Principal de Epidemiología Veterinaria, enfoca gran parte de su trabajo en gatos de itinerancia libre. Antes de unirse a la ASPCA en 2008, la Dra. Slater enseñó epidemiología en la Facultad de Medicina Veterinaria y Ciencias Biomédicas de Texas A & M y hoy en día su énfasis está en la investigación, incluyendo la evaluación de programas de castración de gatos exentos de pago y el impacto de la castración en las colonias.

Nuestro estudio en PLOS ONE tiene algunas respuestas interesantes. Financiado por ASPCA y organizado por la Alianza para la Anticoncepción en Gatos y Perros, el estudio es singular porque incluyó detalles más realistas que los estudios anteriores. También tratamos de no hacer más suposiciones sobre los gatos, su reproducción y comportamiento de las que teníamos que hacer. Y fue un increíble esfuerzo de equipo con expertos en bienestar de gatos, medicina para gatos y conservación y modelaje de vida silvestre.

Si se introducen en la población intervenida, nuevos individuos (por abandono), aunque sean unos pocos gatos, significa que se tendrá que trabajar mucho más e intervenir más gatos, en comparación a una colonia que no recibe nuevos miembros.

Por ejemplo, para un programa de TNR [ (5)], se deben de atrapar 15-20% de gatos intactos o sin castrar cada 6 meses, eso en el caso de una colonia que no reciba gatos nuevos.

Pero en realidad, casi todas las colonias de gatos reciben unos cuantos gatos nuevos. Pueden ser crías o gatitos abandonados. Y cuando eso sucede, como suele ocurrir, se requiere atrapar y castrar al 30% de la población cada 6 meses para conseguir un crecimiento poblacional cero. Esto significa que aproximadamente el 70% de los gatos de la colonia estarán siempre castrados.

Por supuesto, con el paso del tiempo, muchos de los gatos de la colonia, ya se han castrado, por lo que hay menos gatos que necesitan ser atrapados y castrados. Y los gatos que son gatos, y con ellos nada es realmente muy simple. Algunos de los gatos que ya has castrado, accidentalmente caerán en las trampas de nuevo. Y algunos de los gatos que requieren ser intervenidos, serán difíciles de atrapar. Ser creativo con el tipo de trampa que utiliza y con los tipos de cebos (incluyendo catnip [ (6)] y juguetes brillantes) realmente puede ayudar.

Si el objetivo principal es conseguir una colonia con crecimiento tasa cero o más baja, a continuación, la captura con retiro de gatos, se traduce en un esfuerzo ligeramente menor que solo capturar, castrar y devolver.

Eso es simplemente porque los gatos que usted quita no vuelven a la población. Los gatos que usted regresa viven sus vidas en la población, y se suman al resto del grupo.

La buena noticia es que el retiro podría ser para la adopción, ¡también! Especialmente para los gatitos jóvenes (típicamente menos de 8 semanas de edad) y adultos socializados.

Si la técnica de TNR pudiera asociarse con adopción, se consigue reducir la población por la eliminación, esa es una magnífica estrategia.

El estudio también examinó las opciones de anticonceptivos temporales. La opción más exitosa fue un anticonceptivo de 3 años (que desafortunadamente aún no existe), donde cada gato medicado no pudo reproducirse durante 3 años completos. Sin embargo, eso no fue tan efectivo como la técnica TNR en el largo plazo (más de 10 años), incluso cuando se vuelven a atrapar y medicar. Se requiere atrapar y tratar el 50% de los gatos no tratados cada 6 meses en comparación con el 30% con TNR para el mismo tipo de control.

Este estudio publicado tiene algunos otros resultados muy fríos. Si nuestra observación de los gatos machos y de la reproducción es exacta (no tienen mucha jerarquía social que limite quién puede cruzarse con las hembras disponibles), entonces castrar a los machos a tasas similares a las hembras no tiene mucho impacto en el crecimiento de la población.

Sin embargo, sabemos que los machos castrados pueden realmente disminuir los comportamientos problemáticos como itinerancia, marcaje y peleasa, lo que los hace mucho más fáciles de tener como vecinos. También ncontramos que saber más sobre la supervivencia de los gatos adultos podría realmente ayudarnos a hacer predicciones más precisas sobre el número de gatos que necesitan ser castrados en una determinada colonia.

El modelo mostró que la castración de cachorros de hasta 6 meses de edad no reduce los costos, en comparación a los adultos (más de 6 meses). Parte de la explicación es debido a las altas tasas de mortalidad que tienen los gatitos menores de 6 meses.

Cuanto más jóvenes son las hembras adultas cuando las atrapamos, mejor, porque podemos atraparlas antes de su primera camada o al menos antes de que tengan varias camadas.

Así que ahora tenemos mucho más información de lo que solíamos, incluyendo la idea de que el abandono de los gatos realmente hace nuestro trabajo aún más difícil.

¿Qué te parece sorprendente acerca de estos resultados?

NOTA: El estudio citado en este blog fue publicado por primera vez en 2014. (Puede haber notado que es una de las referencias y recursos utilizados en la Declaración de la ASPCA sobre los gatos comunitarios y los programas comunitarios para gatos). Desde entonces, se ha venido trabajando para agregar un análisis económico a esos resultados. Mantengase pendiente para actualizaciones. Una revisión de la ciencia que influye en la eficacia de TNR también se ha publicado desde entonces, es de acceso libre y se puede consultar.

 

TOMADO DE:

http://www.aspcapro.org/blog/2017/02/24/how-many-cats-do-we-need-sterilize-reach-zero-population-growth

NOTAS

 

1. NOTA DEL EDITOR: El texto original está en inglés, puede ser visto en:.

http://www.aspcapro.org/blog/2017/02/24/how-many-cats-do-we-need-sterilize-reach-zero-population-growth

2. NOTA DEL EDITOR: Traducción libre.

3. NOTA DEL EDITOR: Utilizaremos el término “castrar”, abarcando tanto machos como hembras.

4. NOTA DEL EDITOR: ASPCA es el acrónimo de American Society for the Prevention of Cruelty to Animals (Asociación Americana para la Prevención de la Crueldad hacia los Animales).

5. NOTA DEL EDITOR: TNR es el acrónimo para la técnica “Trap-Neuter-Return”, que se puede traducir como “atrapar, castrar y retornar”.

6. NOTA DEL EDITOR: El catnip o yerba gatera también es conocida como valeriana. Es una yerba relacionada con la menta y como la menta tiene ciertos aceites que liberan compuestos aromáticos muy sutiles que suelen ser estimulantes para los gatos.

Medicando al gato

 

  MEDICANDO AL GATO  
1) Tome al gato y acúnelo con su brazo izquierdo como si estuviera sosteniendo a un bebé. Posicione el índice y el pulgar de su mano izquierda para aplicar una suave presión a las mejillas del gato mientras sostiene la píldora con la derecha. Cuando el gato abra la boca, arroje la píldora dentro. Permítale cerrar la boca a los efectos de que el gato trague la píldora.

 

 

 

2) Levante la píldora del suelo y al gato de detrás del sofá. Acune al gato en su brazo izquierdo y repita el proceso.
3) Traiga al gato del dormitorio y tire la píldora baboseada a la basura.

                                    

 

 

4) Tome una nueva píldora de la caja, acune al gato en su brazo izquierdo manteniendo las patas traseras firmemente sujetas con su mano izquierda. Fuerce la apertura de mandíbulas y empuje la píldora dentro de la boca con su dedo medio. Mantenga la boca del gato cerrada mientras cuenta hasta 10.
5) Saque la píldora de la pecera y al gato de arriba del armario. Llame a su esposa, que está en el jardín.

                             

 

 

 

6) Arrodíllese en el suelo con el gato firmemente sostenido entre sus rodillas. Mantenga las patas traseras y delanteras quietas. Ignore los gruñidos que el gato
emite. Pídale a su esposa que sostenga la cabeza del gato con una mano mientras le abre la boca con una regla de madera. Arroje la píldora dentro y frote
vigorosamente la garganta del gato.
7) Traiga al gato del portarrollos de la cortina. Traiga otra píldora de la caja. Recuerde comprar una nueva regla y reparar las cortinas.
Barra cuidadosamente los trozos de figuras de porcelana y póngalos aparte para pegarlos luego.

                           

 

 

8) Envuelva al gato en una toalla grande y pídale a su esposa que lo mantenga estirado, con sólo la cabeza visible. Ponga la píldora en una pajilla de gaseosa. Abra la boca del gato con un lápiz. Ponga un extremo de la pajilla en la boca del gato y el otro en la suya. Sople.
9) Verifique la caja para asegurarse de que la píldora no es dañina para seres humanos. Beba un vaso de agua para recuperar el sentido del gusto. Aplique apósitos a los brazos de su esposa y limpie la sangre de la alfombra con agua fría y jabón.

                           

  

 

10) Traiga el gato del tejado del vecino. Tome otra píldora. Ponga el gato en el armario y cierre la puerta sobre su cuello, dejando solo la cabeza fuera del mismo.
Fuerce la apertura de la boca con una cuchara de postre. Arroje la píldora dentro con una bandita elástica.
11) Vaya al garage a buscar un destornillador para volver a colocar la puerta del armario en sus bisagras. Aplíquese compresas frías en las mejillas y verifique cuando fue su última dosis de vacuna contra el tétanos.
Arroje la ropa que tenía puesta en la lavadora y tome una limpia del dormitorio.

                               

 

 

12) Llame a los bomberos para bajar al gato del árbol de la calle de enfrente. Discúlpese con su vecino que se estrelló contra su reja tratando de escapar del gato
furioso. Tome la última píldora de la caja.
13) Ate las patas delanteras del gato a las traseras con una cuerda. Átelo firmemente a la pata de la mesa de la cocina. Busque guantes de trabajo pesado. Mantenga la boca del gato abierta con una pequeña palanca. Ponga la píldora en la
boca seguida de un gran trozo de carne. Mantenga la cabeza vertical y vierta medio litro de agua a través de la garganta del gato para que trague la píldora.

                             

 

   

 

14) Haga que su esposa lo lleve a la sala de emergencias. Siéntese tranquilamente mientras el doctor le venda dedos y frente, y le saca la píldora del ojo. En el camino de vuelta, deténgase en la mueblería para comprar una nueva mesa.
15) Arregle con una oficina inmobiliaria para comprar una nueva casa para el gato y llame al
médico veterinario para averiguar si tiene algún hamster para vender.