+(506) 8747-7227 | +(506) 8747-PACR info@animalista.cr

Ley de bienestar animal: 7451

Descargar

No 7451

Actualizado al 26 de junio del 2017

 

Exposición de Motivos
 

Debido a la creciente sensibilidad a nivel nacional e internacional con respecto a la utilización de los animales, la Profesión Médico Veterinaria propone un marco jurídico moderno donde se abarquen las materias de ETOLOGÍA y BIENESTAR. La Filosofía Veterinaria relacionada con estos dos conceptos puede definirse de la siguiente manera:

La ETOLOGÍA pone énfasis en los conocimientos fundados en la ciencia. Su propósito es clarificar las necesidades animales que pueden ser satisfechas para evitarles sufrimiento. Con este conocimiento se pueden tratar los animales de una mejor forma. Solamente con un manejo y cuidado que procure el mejor BIENESTAR, el animal puede expresar su potencial adecuadamente. ¡¡ Este es también un enfoque ético !!

El ser humano es la especie responsable del medio ambiente, incluyendo a las otras especies. Modernamente no se acepta el enfoque en el que los animales tienen derechos específicos como entidad propia, pues carecen de la capacidad para reclamarlos. Más bien el punto de vista, es que el hombre es responsable del BIENESTAR animal. Este enfoque beneficia más a los animales, que el principio de promover derechos de estos últimos.

En la investigación moderna los experimentos con animales, en ciertos casos son inevitables. Se deben promover opciones a los experimentos con animales y controlar los experimentos con los mismos cuando se vea afectado su BIENESTAR, procurándose el mantenimiento de condiciones óptimas. En consecuencia el experimento deberá ser planeado científicamente y no duplicado innecesariamente.

 

Dr. Yayo Vicente

PRESIDENTE

Colegio de Médicos Veterinarios

 

La Gaceta Nº 236, del 13 de diciembre de 1994

 

Nº 7.451

LA ASAMBLEA LEGISLATIVA DE LA REPÚBLICA DE COSTA RICA

 

DECRETA :

 

LEY DE BIENESTAR DE LOS ANIMALES

y sus reformas

 

CAPÍTULO I
Disposiciones Generales

 

Artículo 1.– VALORES. La familia y las instituciones educativas fomentarán, en niños y jóvenes, los valores que sustentan esta Ley. De manera particular se enfatizará en los siguientes:

 

a. La conciencia de que los actos crueles y de maltrato contra los animales lesionan la dignidad humana.
b. El fomento del respeto por todos los seres vivos.
c. La conciencia de que la compasión por los animales que sufren dignifica al ser humano.
d. El conocimiento y la práctica de las normas que rigen la protección de los animales.

 

Artículo 2.– ÁMBITO DE COMPETENCIA. Los animales gozarán de los
beneficios estipulados en esta Ley y su Reglamento.

 

CAPÍTULO II
Bienestar de los Animales

 

Artículo 3.– CONDICIONES BÁSICAS. Las condiciones básicas para el
bienestar de los animales son las siguientes:

 

a. Satisfacción del hambre y la sed.
b. Posibilidad de desenvolverse según sus patrones normales de comportamiento.
c. Muerte provocada sin dolor y, de ser posible, bajo supervisión profesional.
d. Ausencia de malestar físico y dolor.
e. Preservación y tratamiento de las enfermedades.

 

Artículo 4.– TRATO A LOS ANIMALES SILVESTRES. Los animales silvestres deberán gozar, en su medio, de una vida libre y tener la posibilidad de reproducirse. La privación de su libertad, con fines educativos,
experimentales o comerciales, deberá producirles el mínimo daño posible y estar acorde con la legislación vigente, sin perjuicio de lo dispuesto en la Ley de conservación de la vida silvestre Nº 7317 del 30 de octubre de 1992.

Artículo 5.– TRATO A LOS ANIMALES PRODUCTIVOS. El propietario o el poseedor de animales productivos deberá velar porque vivan, crezcan y se desarrollen en un ambiente apropiado.

Cuando el hombre modifique el ambiente, además de procurar la productividad, deberá tomar en cuenta el bienestar y las condiciones apropiadas de vida de estos animales.

Asimismo, deberá cuidar que los animales productivos que se destinen al consumo humano sean transportados en condiciones convenientes. Deberán sacrificarse con la tecnología adecuada, según la especie, para reducirles el dolor al mínimo.

Artículo 6.– TRATO A LOS ANIMALES DE TRABAJO. Los animales de trabajo deberán recibir buen trato, contar con el reposo necesario y una alimentación reparadora, conforme a la labor que realicen.

Artículo 7.– TRATO A LOS ANIMALES DE COMPAÑÍA. Los dueños o responsables de los animales de compañía deberán de cumplir con las siguientes obligaciones:

 

a. Garantizarles condiciones vitales básicas y manejo apropiado según las buenas prácticas de seguridad, para evitar riesgos y daños a la integridad, la salud pública y la salud pública veterinaria.
b. Mantener los espacios destinados a su hábitat en condiciones apropiadas de higiene, con el fin de prevenir la propagación de enfermedades.
c. Recoger y depositar, en lugares apropiados, los desechos fecales de los animales de compañía que sean arrojados en las aceras, los parques, las calles, los jardines públicos, las playas y demás lugares públicos.
d. Los dueños o responsables de los animales de compañía deberán cumplir con los requerimientos establecidos en esta ley y con las normas de salud públicas y veterinaria, además de contar con lugares con lugares apropiados de espacio e higiene, con el propósito de no propagar enfermedades. De igual forma, cuando las mascotas circulan por las vías públicas, los respectivos dueños o responsables deberán tomar medidas de seguridad con los mecanismos correspondientes.

Ver Nota N° [ (1)]

Artículo 8.– TRATO A LOS ANIMALES DE EXHIBICIÓN. Los animales de los zoológicos deberán exhibirse, alimentarse y mantenerse en las condiciones adecuadas a cada especie.

Artículo 9.– TRATO PARA LOS ANIMALES UTILIZADOS EN DEPORTES O ESPECTÁCULOS PÚBLICOS. Los animales utilizados en deportes o espectáculos públicos no deberán someterse, a la disciplina respectiva, bajo el efecto de ninguna droga o medicamento perjudicial para su salud e integridad; tampoco deberán ser forzados más allá de su capacidad ni deberán utilizarse objetos que puedan dañar su integridad física.

Ver Nota N° [ (2)]

 

CAPÍTULO III
Experimento con Animales

Artículo 10.– EXPERIMENTOS. En los experimentos con animales, el investigador deberá velar porque se cumpla con lo siguiente:

 

a. Antes de la experimentación, deberá ponderarse si el experimento beneficia la salud humana, la animal o el progreso de los conocimientos biológicos.
b. Los animales seleccionados deberán ser de la especie adecuada y su número no deberá exceder el mínimo necesario para obtener resultados científicamente válidos.
c. Los investigadores y el resto del personal deberán tratar a los animales con atención y cuidado, evitándoles o reduciéndoles el dolor al mínimo.
d. Antes de la manipulación de un animal que pueda resultar dolorosa, deberá brindársele sedación, analgesia o anestesia, según las prácticas veterinarias aceptadas.
e. Al final del experimento o durante él, si es necesario, se le dará muerte sin dolor al animal que, de quedar con vida, padecería dolores agudos o crónicos, trastornos, molestias o discapacidades irreversibles.
f. Los animales sometidos a experimentos deberán mantenerse en condiciones vitales óptimas. Los bioterios serán regentados por personal capacitado en la materia. Siempre que se necesite, se procurará brindarles atención medico veterinaria.
g. El responsable de toda institución, pública o privada, que utilice animales parra experimentos, deberá cerciorarse de que los investigadores posean la experiencia necesaria para realizarlos. En la medida de lo posible, deberán ofrecer oportunidades de formación a los investigadores, para conducir adecuadamente esos experimentos.

Artículo 11.– EXPERIMENTACIÓN ALTERNATIVA. Antes de utilizar un animal para la experimentación deberán intentarse, siempre que sean apropiados, otros métodos, como los basados en modelos matemáticos, la simulación por computador y el empleo de sistemas biológicos in vitro.

Siempre que el experimento y las condiciones lo permitan, se utilizarán animales del nivel más bajo posible en la escala zoológica.

Artículo 12.– CONDICIONES PARA LOS EXPERIMENTOS. Los experimentos con animales deberán registrarse en el Ministerio de Ciencia y Tecnología, salvo los casos estipulados en la Ley de conservación de vida silvestre Nº 7317, del 30 de octubre de 1992.

Ese Ministerio vigilará porque tales investigaciones se realicen de acuerdo con los criterios establecidos en esta Ley.

Una vez realizado el registro del experimento respectivo, ante el Ministerio de Ciencia y Tecnología y Telecomunicaciones, se deberá notificar al Servicio de Salud Animal para lo que corresponda, de acuerdo con sus competencias contenidas en la Ley N° 8.495, Ley General del Servicio Nacional de Salud
Animal, de 6 de abril de 2006.

Ver Nota N° [ (3)]

Artículo 13.– EXPERIMENTOS ILEGALES. Los experimentos que no se ajusten a la presente Ley y su Reglamento, podrán ser denunciadas por cualquier persona, física o jurídica, ante el Ministerio de Ciencia y
Tecnología, a fin de que se suspendan. No podrán reiniciarse hasta que el responsable ofrezca las garantías del caso a ese Ministerio.

 

CAPÍTULO IV
OBLIGACIONES DE LOS PROPIETARIOS O POSEEDORES DE
ANIMALES

Artículo 14.– RESPONSABLES. Los propietarios o poseedores de animales serán los responsables de velar porque se beneficien con la aplicación de las condiciones básicas dictadas en esta Ley.

Artículo 15.– PROHIBICIONES. Se prohíbe la cría, la hibridación y el adiestramiento de animales con el propósito de aumentar su peligrosidad.

Asimismo, se prohíbe que los responsables de animales de cualquier especie promuevan peleas entre ellos.

Artículo 15 bis.– ESPECTÁCULOS CON ANIMALES. Se permiten los espectáculos públicos o privados con animales, que cumplan con las disposiciones del Ministerio de Salud y del Ministerio de Agricultura y Ganadería, para protección de las personas y de los animales.

Ver Nota N° [ (4)]

Artículo 16.– MEDIDAS VETERINARIAS OBLIGATORIAS. Los propietarios o los poseedores de animales deberán cumplir con las medidas veterinarias declaradas de acatamiento obligatorio, de conformidad con los Artículos 184 y siguientes de la Ley General de Salud Nº 5395, del 30 de octubre de 1973 y sus reformas.

Artículo 17.– TRATO A LOS ANIMALES PELIGROSOS. Los propietarios o los poseedores de animales peligrosos deberán mantenerlos en condiciones adecuadas de salubridad y seguridad, que eviten los riesgos
para la salud y la seguridad de las personas. De incumplirse con estas condiciones, el Ministerio de Salud les considerará animales nocivos.

 

CAPÍTULO V
Animales Nocivos

 

Artículo 18.– DETERMINACIÓN DE LA NOCIVIDAD. Para efectos de esta Ley, el Ministerio de Salud o el Ministerio de Agricultura y Ganadería determinará cuáles animales se considerarán nocivos. También se incluirán dentro de esta categoría, las mascotas, los animales productivos y los de trabajo que deambulen por vías y sitios públicos.

Artículo 19.– ADOPCIÓN O REMATE DE ANIMALES. Las autoridades administrativas deberán llevar los animales mencionados en los dos Artículos anteriores a albergues o al fondo municipal para ser adoptados o rematados. En estos casos, se concederá un plazo de tres días hábiles al propietario o al poseedor para reclamar sus derechos. Si quince días hábiles después de vencido ese plazo, no se ha verificado la adopción ni el remate, deberá dárseles muerte sin sufrimiento.

Durante la permanencia en el albergue o el fondo municipal, a los animales deberá brindárseles atención y asistencia médico veterinaria, como se establece en la Ley de regulación de la tenencia y matrícula de perros Nº 2391, del 2 de julio de 1959.

Artículo 20.– CONDICIONES DE ALBERGUES Y FONDOS MUNICIPALES. En la medida de lo posible, todo albergue o fondo municipal parra animales deberá contar con la dirección técnica y científica, que garantice los tratamientos y los cuidados convenientes así como la muerte sin dolor mediante supervisión profesional.

 

CAPÍTULO VI
Sanciones

Artículo 21.– Se impondrá sanción administrativa de multa de un cuarto a medio salario base, de acuerdo con el artículo 2 de la Ley N° 7.337, de 5 de mayo de 1993, según la gravedad de la infracción, a quien:

 

a. Con el fin de promover peleas entre animales, promueva o realice la cría. La hibridación o el adiestramiento de animales para aumentar su peligrosidad.
b. Viole las disposiciones sobre experimentación, estipuladas en el capítulo III de esta ley.
c. No cumpla las condiciones básicas para el bienestar básicas para el bienestar de los animales, estipuladas en el artículo 3 de esta ley.
d. No cumpla con las obligaciones y las disposiciones normativas establecidas en los artículos 4, 5, 6, 7, 8, 9, 16, y 17 de esta ley.

Esta sanción administrativa se impondrá sin perjuicio de las sanciones civiles y penales que se deriven de estas conductas.

Ver Nota N° [ (5)]

Artículo 21 bis.– ACTIVIDADES EXCEPTUADAS. Se exceptúan de la aplicación de las sanciones previstas en el artículo 21 de la presente ley, las siguientes actividades:

 

a. Las pesqueras y acuícolas reguladas por la Ley N° 7.384, Creación del Instituto Costarricense de Pesca y Acuicultura (INCOPESCA), de 16 de marzo de 1994 y la Ley N° 8.436, Ley de Pesca y Acuicultura, de 1 de marzo de 2005.
b. Las agropecuarias o zootécnicas o ganaderas o veterinarias reguladas de acuerdo con la Ley N° 8.495, Ley General del Servicio Nacional de Salud Animal, de 6 de abril de 2006.
c. Las de fines de mejoramiento de control sanitario o fitosanitario, marcación, control reproductivo o higiene de la respectiva especie.
d. Las que se realicen por motivos de piedad.
e. Las que se efectúen por motivo de resguardo de cultivos de cultivos o terrenos productivos.
f. Las que tengan fines de investigación, de conformidad con lo regulado en el capítulo III de esta ley.
g. Las que se realicen con el fin de resguardar la salud pública y la salud pública veterinaria.
h. Los espectáculos públicos o privados con animales, de conformidad con la legislación vigente.

Ver Nota N° [ (6)]

Artículo 22.– RESPONSABILIDADES CIVILES. Al propietario o poseedor le corresponden las responsabilidades civiles por los daños y perjuicios causados por el animal bajo su vigilancia y cuidado, conforme a lo dispuesto en los Artículos 1045, 1046 y 1048 del Código Civil.

 

CAPÍTULO VII
Disposiciones Finales

Artículo 23.– DEBERES DE LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA. Por medio de sus dependencias técnicas competentes, la administración pública determinará si no se le brindan a un animal las condiciones básicas
establecidas en la Ley. Además, deberá oír a las organizaciones protectoras de animales, cuando formulen denuncias.

Artículo 24.– REGLAMENTACIÓN. El Poder Ejecutivo reglamentará la presente Ley en un plazo máximo de sesenta días a partir de su publicación.

Artículo 24 bis.– RECAUDACIÓN Y DESTINO DE MULTAS. Las multas que se recauden, por incumplimiento de las obligaciones establecidas en el artículo 7 de la presente ley, serán trasladadas al Servicio nacional de Salud Animal (SENASA) y serán destinadas a las labores de educación, control y
fiscalización de las obligaciones allí establecidas. El Servicio podrá establecer convenios con las municipalidades, para asegurar las labores de vigilancia, educación y fiscalización.

Ver Nota N° [ (7)]

Artículo 24 ter.– PLAZO PARA EL PAGO DE MULTAS. Las sanciones pecuniarias establecidas en la presente ley, deben pagarse en un máximo de treinta días hábiles a partir de su firmeza.

Ver Nota N° [ (8)]

Artículo 24 quáter.– PROCEDIMIENTO ADMINISTRATIVO. Todos los procedimientos sancionatorios de esta ley se tramitarán ante el Tribunal de Procedimiento Administrativo Sancionador, creado en la Ley N° 8.495, Ley General del Servicio Nacional de Salud Animal, de 6 de abril de 2006.

Ver Nota N° [ (9)]

Artículo 25.– VIGENCIA. Rige a partir de su publicación

COMISIÓN LEGISLATIVA PLENA PRIMERA. Aprobado el anterior proyecto el día veintiséis de octubre de mil novecientos noventa y cuatro.

 

Sandra Piszk FeinzilberPresidenta Álvaro Azofeifa AstúaSecretario

ASAMBLEA LEGISLATIVA.- San José, a los tres días del mes de noviembre de mil novecientos noventa y cuatro.

COMUNÍQUESE AL PODER EJECUTIVO

Alberto F. CañasPresidente
Juan Luís Jiménez SuccarPrimer Secretario Mario A. Álvarez G.Segundo Secretario

Dado en la Presidencia de la República.- San José, a los diecisiete días del mes de noviembre de mil novecientos noventa y cuatro.

EJECÚTESE Y PUBLIQUESE

JOSÉ MARÍA FIGUERES OLSEN.–. Los Ministros de Salud, Herman Weinstok W. y de Agricultura y Ganadería, Mario Carvajal Herrera.–I a-C-220.–(55829)

NOTAS

1. Así modificado por el artículo 1 de la Ley N° 9.458, “REFORMAS DE LA LEY N° 4.573, CÓDIGO PENAL, DE 4 DE MAYO DE 1970 Y REFORMAS Y DE LA LEY N° 7.451, BIENESTAR ANIMAL DE LOS ANIMALES, DE 16 DE NOVIEMBRE DE 1994, publicada en La Gaceta N° 120, Alcance N° 152 del 26 de junio del 2017. (Expediente Legislativo N° 18.625)

2. Así modificado por el artículo 108 de la “LEY GENERAL DEL SERVICIO NACIONAL DE SALUD ANIMAL”, N° 8.495 de 6 de abril del 2006.

3. Así modificado por el artículo 1 de la Ley N° 9.458, “REFORMAS DE LA LEY N° 4.573, CÓDIGO PENAL, DE 4 DE MAYO DE 1970 Y REFORMAS Y DE LA LEY N° 7.451, BIENESTAR ANIMAL DE LOS ANIMALES, DE 16 DE NOVIEMBRE DE 1994, publicada en La Gaceta N° 120, Alcance N° 152 del 26 de junio del 2017. (Expediente Legislativo N° 18.625)

4. Así adicionado por el artículo 1 de la Ley N° 9.458, “REFORMAS DE LA LEY N° 4.573, CÓDIGO PENAL, DE 4 DE MAYO DE 1970 Y REFORMAS Y DE LA LEY N° 7.451, BIENESTAR ANIMAL DE LOS ANIMALES, DE 16 DE NOVIEMBRE DE 1994, publicada en La Gaceta N° 120, Alcance N° 152 del 26 de junio del 2017. (Expediente Legislativo N° 18.625)

5. El artículo 21 fue ABROGADO por Sentencia de la Sala Constitucional N° 2002-08861, de las catorce horas con treinta y nueve minutos del once de setiembre del dos mil dos) por considerarlo contrario a los principios del debido proceso, tipicidad, igualdad, razonabilidad y proporcionalidad.

 

La Sala IV señaló que la sola existencia de una sanción fija, que no permita al juez individualizar en cada caso concreto, de conformidad con las reglas que establece el artículo 71 del Código Penal, es violatoria del principio de proporcionalidad. Y es que en toda ley debe haber rangos, de tantos a tantos salarios mínimos, de tantos a tantos años de prisión para que el juez pueda condenar de acuerdo a la gravedad del acto cometido.

 

Fue necesario recurrir a una nueva ley, para restituir las sanciones, lo que se hizo con el artículo 1 de la Ley N° 9.458, “REFORMAS DE LA LEY N° 4.573, CÓDIGO PENAL, DE 4 DE MAYO DE 1970 Y REFORMAS Y DE LA LEY N° 7.451, BIENESTAR ANIMAL DE LOS ANIMALES, DE 16 DE NOVIEMBRE DE 1994, publicada en La Gaceta N° 120, Alcance N° 152 del 26 de junio del 2017. (Expediente Legislativo N° 18.625)

6. Así adicionado por el artículo 1 de la Ley N° 9.458, “REFORMAS DE LA LEY N° 4.573, CÓDIGO PENAL, DE 4 DE MAYO DE 1970 Y REFORMAS Y DE LA LEY N° 7.451, BIENESTAR ANIMAL DE LOS ANIMALES, DE 16 DE NOVIEMBRE DE 1994, publicada en La Gaceta N° 120, Alcance N° 152 del 26 de junio del 2017. (Expediente Legislativo N° 18.625)

7. Así adicionado por el artículo 1 de la Ley N° 9.458, “REFORMAS DE LA LEY N° 4.573, CÓDIGO PENAL, DE 4 DE MAYO DE 1970 Y REFORMAS Y DE LA LEY N° 7.451, BIENESTAR ANIMAL DE LOS ANIMALES, DE 16 DE NOVIEMBRE DE 1994, publicada en La Gaceta N° 120, Alcance N° 152 del 26 de junio del 2017. (Expediente Legislativo N° 18.625)

8. Así adicionado por el artículo 1 de la Ley N° 9.458, “REFORMAS DE LA LEY N° 4.573, CÓDIGO PENAL, DE 4 DE MAYO DE 1970 Y REFORMAS Y DE LA LEY N° 7.451, BIENESTAR ANIMAL DE LOS ANIMALES, DE 16 DE NOVIEMBRE DE 1994, publicada en La Gaceta N° 120, Alcance N° 152 del 26 de junio del 2017. (Expediente Legislativo N° 18.625)

9. Así adicionado por el artículo 1 de la Ley N° 9.458, “REFORMAS DE LA LEY N° 4.573, CÓDIGO PENAL, DE 4 DE MAYO DE 1970 Y REFORMAS Y DE LA LEY N° 7.451, BIENESTAR ANIMAL DE LOS ANIMALES, DE 16 DE NOVIEMBRE DE 1994, publicada en La Gaceta N° 120, Alcance N° 152 del 26 de junio del 2017. (Expediente Legislativo N° 18.625)

Ley #3 – Ley de Juegos

Descargar en PDF

 

Ley N° 3

EL CONGRESO CONSTITUCIONAL

DE LA REPÚBLICA DE COSTA RICA

 

DECRETA:

 

La siguiente,

 

LEY DE JUEGOS

 

Artículo 1.- Son prohibidos todos los juegos en que la pérdida o la ganancia dependa
de la suerte o del acaso y no de la habilidad o destreza del jugador. Son también
prohibidos aquellos en que intervenga el envite.

 

Artículo 2.- Son permitidos los juegos carteados o sea aquellos donde no haya envite,
y los que por su índole contribuyen a la destreza y ejercicio del cuerpo.

Artículo 3.- El juego de gallos es prohibido. A los infractores de
esta disposición se impondrá las penas señaladas en el artículo siguiente.

Peleas de gallos

Artículo 4.- A los jugadores de juegos prohibidos se les impondrá una multa de cien
colones o arresto de sesenta días. A la primera reincidencia, la multa será de
doscientos colones y el arresto de ciento veinte días. Las siguientes reincidencias le
harán incurrir en arresto de ciento veinte a ciento ochenta días, conmutable en multa
de cuatrocientos a seiscientos colones.

 

Artículo 5.- El banquero, dueño o administrador, agente o encargado de un juego
prohibido, será castigado con arresto inconmutable de sesenta a ciento ochenta días.
En igual pena incurrirá el ocupante de la casa, tienda, pieza o terreno donde se
verificare el juego prohibido, o se decomisaren los objetos, dineros, etc. de que habla
el artículo 7 e inciso 4 del artículo 16. El arresto será de ciento ochenta días, si la casa
donde se hubiere jugado fuere un hotel, hostería, cafetería, fonda, posada, club,
casino, vinatería, taquilla, billar u otro establecimiento frecuentados por el público, o si
en la casa de juego se hubiese admitido, aun de simples espectadores, a personas
menores de edad.

 

Artículo 6.- Si el establecimiento no perteneciere a una persona particular sino a una
sociedad, las penas señaladas para el empresario, se impondrán al administrador del
establecimiento, o si no lo hubiere, al Presidente de la Sociedad o de su Junta
Directiva.

 

Artículo 7.- Las multas impuestas benefician los fondos de Educación Común del lugar
donde el hecho ocurriere; y el dinero o efectos puestos en juego, los instrumentos,
útiles y demás objetos destinados a él, caerán siempre en comiso a favor de los
expresados fondos. Las Juntas de Educación tendrán personería para intervenir en
todas las causas por juego, o para hacer las denuncias respectivas ante la autoridad
encargada de conocer de estos procesos.

Artículo 8.-            DEROGADO. 

Artículo 9.-            DEROGADO. 

Artículo 10.-          DEROGADO. 

Artículo 11.-          DEROGADO. 

 

Artículo 12.- No podrán establecerse billares públicos, sin el pago del impuesto
respectivo. La patente no podrá concederse para lugares donde no haya empleados de
policía que los vigilen, ni para puntos que no sean céntricos.

 

Artículo 13.- En las capitales de provincia y demás ciudades, los billares públicos sólo
podrán abrirse de las cuatro de la tarde a las once de la noche, en los días de trabajo,
y de las doce del día a las once de la noche en los días de fiesta legal.

En las otras poblaciones, estos establecimientos se abrirán de las doce del día a las
diez de la noche en días feriados y de las seis de la tarde a las diez de la noche en los
días de trabajo. Por cada vez que se contravenga esta disposición, se impondrá al
dueño del billar cinco colones de multa. A la tercera reincidencia se cerrará el billar por
la policía y quedará el dueño inhabilitado para tener esta clase de establecimientos por
sí o por medio de terceros.

 

Artículo 14.- Si fueren admitidos menores de dieciséis años en un billar, se impondrá
al dueño de éste, y al padre o encargado del menor, una multa de diez colones a cada
uno por cada vez; si fuere mayor de dieciséis y menor de veintiuno, la multa se
impondrá solamente al dueño del establecimiento. A la tercera reincidencia se le
aplicará a éste la pena final del artículo anterior.

 

Artículo 15.- El conocimiento de las causas por juego prohibido será de la exclusiva
competencia de los Agentes Principales de Policía en las capitales de provincia, y de
los Jefes Políticos en los cantones menores, y sus procedimientos serán los señalados
en el Título II, Capítulo Único del Libro V del Código de Procedimientos Penales.

 

Artículo 16.- El cuerpo del delito de juego y por consiguiente la responsabilidad del
acusado, se justificará en cualquiera de estas formas:

➀  Por la declaración de dos testigos presenciales del acto;

➁  Por la confesión del acusado o indiciado;

➂  Por la declaración de dos jugadores de un mismo acto de juego;

➃  Por la aprehensión que se haga de objetos en apuestas, aparatos,
utensilios y demás enseres destinados a la práctica de los juegos
prohibidos, en las mesas o sitios donde se juegue o en poder de
uno de los jugadores sorprendidos;

➄  Por la declaración de un testigo presencial del acto y la confesión
de un jugador del mismo;

➅  Por el dinero, en cualquier forma o cantidad, que se tomare sobre
la mesa, o aparato que se utilice para el juego.

 

Artículo 17.- Se presumen jugadores, y serán penados como tales, los que en el
momento de ser sorprendidos en reunión por sospechas de juego prohibido, intenten
fugarse o resistan de algún modo a la captura de ellos y al decomiso de los efectos de
que trata el artículo 7 o el inciso 4 del artículo 16.

 

Artículo 18.- En persecución de juegos prohibidos el Jefe de Policía podrá autorizar a
sus subalternos, por orden escrita y firmada por él, a penetrar a las casas particulares
en que se verifiquen juegos de azar. Se presume ser de esta clase aquellos lugares en
que alguna vez hubiere la autoridad aprehendido juegos prohibidos y aquellos respecto
de los cuales se justifique previamente en cualquiera de las formas indicadas en el
artículo 16 que se ha jugado o que se está jugando.

 

Artículo 19.- Los billares y demás establecimientos públicos no pueden tener
comunicación con el interior de las casas en que se encuentran o con otra contigua.
Los Gobernadores y Jefes Políticos harán cerrar el establecimiento de quien
desobedezca e impondrán a éste multa de diez a cincuenta colones.

 

Artículo 20.- Los dueños o administradores de billares públicos que permitan la
permanencia de particulares en el interior del local del establecimiento después de la
hora del cierre, incurrirán en la pena que fija el artículo 5 de esta ley.

 

Artículo 21.- Las personas que son sorprendidas en el interior de un billar público,
después de cerrado éste, se tendrán por presuntos jugadores y se les juzgará y penará
como a éstos.

 

Artículo 22.- Siempre que por los medios establecidos por esta ley se justificare que
en un establecimiento público se ha jugado por dos veces juegos prohibidos, deben los
Gobernadores o Jefes Políticos, ordenar su clausura.

 

Artículo 23.- En cada una de las Gobernaciones, Jefaturas Políticas y Agencias
Principales de Policía, se anotarán en un libro, que al efecto se llevará, los nombres de
los jugadores condenados, la fecha de la condena y la cuantía de ésta.

 

Artículo 24.- Durante la celebración de las Fiestas Cívicas en cualesquiera
poblaciones de la República, no se tolerarán, por ningún motivo, los juegos prohibidos.

 

Artículo 25.- El funcionario que infrinja las disposiciones de esta ley será destituido e
incurrirá, además, en noventa días de arresto inconmutable. Las autoridades de policía
que toleraren o no cumplieren estrictamente con todas las disposiciones de esta ley,
-además de las penas señaladas en este artículo-, pagarán a la Junta de Educación
respectiva, la multa que en cada caso debería pagar el infractor.

 

Artículo 26.- Quedan por la presente derogadas todas las leyes anteriores relativas a
juegos prohibidos.

 

Comuníquese al Poder Ejecutivo

 

Dado en el Salón de Sesiones del Congreso.- Palacio Nacional.- San
José, a los treinta días del mes de agosto de mil novecientos
veintidós.

 

ARTURO VOLIO

Presidente

M. F. QUESADA

Primer Secretario

NAUTILIO ACOSTA

Segundo Secretario

 

Casa Presidencial.- San José, a los treinta y un días del mes de agosto de mil
novecientos veintidós.

 

Ejecútese

 

JULIO ACOSTA
  El Secretario de Estado encargado
del Despacho de Policía


Julio Acosta García

1920 -1924